Ir al contenido principal

PERRO

 
Durante 17 años solía pasarse por la esquina de esta calle de papel y se recostaba en el poyete. Eso era en los días buenos. Le gustaba que el sol le diera en el hocico y la sombra en los cuartos traseros mientras un servidor tecleaba mirando al emparrado  en busca de algún racimo de inspiración. Los días malos. Los días de frío y lluvia no había cojones a sacarlo del lado del trébedes de la chimenea. Arrimado a las ascuas y tostándose el lomo. Haciéndose que era un gato venido de la fría Suecia. Era un perro discreto aunque ponía las orejas de punta cuando pasaba a saludar algún vecino o compañero de oficio. Pero pronto se aburría si la charla no iba de comida y no había posibilidad de que le cayera algo de la mesa aunque pusiera en práctica sus mejores cucamonas con la cola y una ensayada mirada de cachorro mojado. Así que volvía a sus asuntos sin importarle que lo de los trenes en Jaén era un tema que no podía relacionar con ningún olor. Jamás pudo correr detrás de un tren y mucho menos husmear en el vagón cafetería. Esos eran lujos de algunos primos lejanos de Córdoba o Granada que le ladraban historias sobre tan extraordinarias experiencias. También supo por otros chuchos del barrio que lo de los solares olvidados y las obras sin hacer era lo corriente. Que seguía siendo normal que los humanos, en lugar de sacársela y mear en las esquinas, orinaban sus firmas con unos rotuladores que olían a desinfectante como una bata de veterinario.
Solía alzar la pata y lamerse la entrepierna cuando en la tele hablaban de la enésima detención de un tipo que se lo llevaba calentito. Le daba sueño aquella cantinela de detenciones, corrupciones, actuaciones y peticiones que no llevaban a ninguna parte y bostezaba hasta que oía el tintineo de las llaves que indicaban que era hora de ir de paseo. La estéril pelea por los presupuestos de cada año le meneaba la cola. Le sudaba el hocico. Le gustaba salir a la calle sorteando las mierdas que los humanos dejaban detrás de sí. Era un perro gruñón y un poco tocapelotas. Pensaba que esas mierdas eran, muchas veces, más grandes y peores que las que olvidaban recoger los dueños de sus congéneres perrunos. «A la vista está» ladraba para quien quisiera entenderlo. La ciudad se veía cada vez peor y no sólo por las cataratas que la avanzada edad le había regalado. Las plazas estaban tomadas por animales de cuatro patas que nunca se movían. Sillas y mesas creaban bosques de metal y plástico en los espacios públicos. Cada vez era más difícil pasear y no era infrecuente que correas, collares, bastones y muletas se engancharan en aquella maraña. Sufría de artritis, sordera y apenas le quedaban dientes pero hasta el pasado viernes levantaba el rabo como un penacho de orgullosa reivindicación. Este pasado viernes decidió que ya era suficiente. Se dejó ir con toda la dignidad canina. Un compadre me dijo, cuando se enteró de que habia muerto, que mi perrillo era buena persona

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…