Ir al contenido principal

PARQUES SENILES




Parques seniles. Un concepto que acuñó un compadre cuando, el otro día, acertamos a pasar por la zona de juegos infantiles del paseo de mi pueblo. El panorama era inquietante columpios varados y toboganes sin nada que echarse al coleto. Laberintos deslaberintados por el viento. Tíovivos dados por muertos ante su falta de movimiento. Qué es una rueda si no da vueltas: un sitio triste, un objeto inútil, un espacio vacío. Era  una tarde de primavera soleada. Ni un solo niño y un montón de abuelos en busca de nietos. Sí, los niños ya son como las perlas: hermosos y escasos por estos terrenos en los que parir no está de moda. Tanto es así que los mecederos y balancines se están cambiando por máquinas de mantenimiento gerontológico. En los parques ya no se escucha las madres advertir a sus retoños: ¡cuídado que te caes hijoooooo!. Ahora es más frecuente oir a las hijas decir: ¡cuídado papá que te contracturas! Maldita realidad. Es lo que hay y a la vista está. 

En estos mismo papeles contaba mi paisano Contreras que «si los niños son el futuro, el de Jaén pinta muy negro» y sustentaba esa afirmación en las cifras del Observatorio de la Infancia dependiente de la Junta de Andalucía, correspondiente al año 2016, «Jaén es ya la provincia donde menos menores de 18 años hay a tenor de su población total. En la provincia hay 116.186, sobre un total de 648.250 habitantes».  A este paso hasta los Reyes Magos se van a quedar en el paro en la provincia de Jaén. Cada vez hay menos juguetes que acarrear desde Despeñaperros abajo y Sierra Sur arriba. Eso sí la Teletienda vende a porrillo medias mágicas y masajeantes para las varices, cuchillos con filos tan eternos como las sonrisas de los cocineros que las venden. Babas de caracol, escupitajo de serpientes y aloes a la vera de magos del ácido hialurónico, de hechiceras de la regeneración de la piel, milagrosos ungüentos, emplastos y pomadas para el alisamiento de las arrugas.  Las extremas unciones, dentro de poco, serán más frecuentes que los bautizos en esta provincia sin niños que echarse al hombro para que vean mejor los fuegos artificiales en las ferias que aún nos quedan por delante. Los fotógrafos de primeras comuniones celebran cumbres y concilios para afrontar la caída del negocio. Por no hablar del lobby de kioskos y tiendas de gominolas. Esto hace agua por todas partes menos por una: la de una mujer embarazada. Lo mismo, al final de todo  surge nuestra propia P.D. James y nos escribe un «Hijo de los Hombres» ambientando en la soledad de las aulas, de los paritorios y de las serranías jienenses. Digo esto porque con el panorama natalicio es más probable lo anterior que un Dickens nacido en la campiña olivarera cree a personajes como David Copperfield, Pip o la Pequeña Dorrit, más bien, me dice mi compadre al llegar a este Poyete de pael que «le saldría una novela con cientos de Scrooge y un solo Oliver Twist»

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…