Ir al contenido principal

PARQUES SENILES




Parques seniles. Un concepto que acuñó un compadre cuando, el otro día, acertamos a pasar por la zona de juegos infantiles del paseo de mi pueblo. El panorama era inquietante columpios varados y toboganes sin nada que echarse al coleto. Laberintos deslaberintados por el viento. Tíovivos dados por muertos ante su falta de movimiento. Qué es una rueda si no da vueltas: un sitio triste, un objeto inútil, un espacio vacío. Era  una tarde de primavera soleada. Ni un solo niño y un montón de abuelos en busca de nietos. Sí, los niños ya son como las perlas: hermosos y escasos por estos terrenos en los que parir no está de moda. Tanto es así que los mecederos y balancines se están cambiando por máquinas de mantenimiento gerontológico. En los parques ya no se escucha las madres advertir a sus retoños: ¡cuídado que te caes hijoooooo!. Ahora es más frecuente oir a las hijas decir: ¡cuídado papá que te contracturas! Maldita realidad. Es lo que hay y a la vista está. 

En estos mismo papeles contaba mi paisano Contreras que «si los niños son el futuro, el de Jaén pinta muy negro» y sustentaba esa afirmación en las cifras del Observatorio de la Infancia dependiente de la Junta de Andalucía, correspondiente al año 2016, «Jaén es ya la provincia donde menos menores de 18 años hay a tenor de su población total. En la provincia hay 116.186, sobre un total de 648.250 habitantes».  A este paso hasta los Reyes Magos se van a quedar en el paro en la provincia de Jaén. Cada vez hay menos juguetes que acarrear desde Despeñaperros abajo y Sierra Sur arriba. Eso sí la Teletienda vende a porrillo medias mágicas y masajeantes para las varices, cuchillos con filos tan eternos como las sonrisas de los cocineros que las venden. Babas de caracol, escupitajo de serpientes y aloes a la vera de magos del ácido hialurónico, de hechiceras de la regeneración de la piel, milagrosos ungüentos, emplastos y pomadas para el alisamiento de las arrugas.  Las extremas unciones, dentro de poco, serán más frecuentes que los bautizos en esta provincia sin niños que echarse al hombro para que vean mejor los fuegos artificiales en las ferias que aún nos quedan por delante. Los fotógrafos de primeras comuniones celebran cumbres y concilios para afrontar la caída del negocio. Por no hablar del lobby de kioskos y tiendas de gominolas. Esto hace agua por todas partes menos por una: la de una mujer embarazada. Lo mismo, al final de todo  surge nuestra propia P.D. James y nos escribe un «Hijo de los Hombres» ambientando en la soledad de las aulas, de los paritorios y de las serranías jienenses. Digo esto porque con el panorama natalicio es más probable lo anterior que un Dickens nacido en la campiña olivarera cree a personajes como David Copperfield, Pip o la Pequeña Dorrit, más bien, me dice mi compadre al llegar a este Poyete de pael que «le saldría una novela con cientos de Scrooge y un solo Oliver Twist»

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

TÚ AL TEJAR QUE YA TIENES CUERPO PÁ TRABAJAR

Recuerdo muy vívidamente el primer día que fui a la escuela. Lo de llamarlo colegio era para otra cosa, para otras ciudades o para otros barrios. Tenía poco más de seis años cuando me mandaron al grupo escolar que había en la calle María Bellido y que se componía de tres o cuatro aulas de techos muy altos con telarañas en los rincones y unos cuantos mapas amarillentos de extintas geografías físicas y políticas. Aún no había entrado en vigor el asunto de la gran reforma de la enseñanza en la gris España de los años sesenta en la que los niños; como conejos por número e ingenuidad; deambulábamos por las calles de unos pueblos que aún desconocían el asfalto y se abrían a pico y pala, urgentemente, para el madreo de desagües y nuevas tuberías para que llegara el agua corriente a los viejo grifos de cobre con fuerza suficiente. Grifos que más que manar lloraban el agua con exasperante lentitud.
Lo de la Enseñanza General Básica (EGB) aún estaba por llegar y todavía no se habían quedado obs…