Ir al contenido principal

PARQUES SENILES




Parques seniles. Un concepto que acuñó un compadre cuando, el otro día, acertamos a pasar por la zona de juegos infantiles del paseo de mi pueblo. El panorama era inquietante columpios varados y toboganes sin nada que echarse al coleto. Laberintos deslaberintados por el viento. Tíovivos dados por muertos ante su falta de movimiento. Qué es una rueda si no da vueltas: un sitio triste, un objeto inútil, un espacio vacío. Era  una tarde de primavera soleada. Ni un solo niño y un montón de abuelos en busca de nietos. Sí, los niños ya son como las perlas: hermosos y escasos por estos terrenos en los que parir no está de moda. Tanto es así que los mecederos y balancines se están cambiando por máquinas de mantenimiento gerontológico. En los parques ya no se escucha las madres advertir a sus retoños: ¡cuídado que te caes hijoooooo!. Ahora es más frecuente oir a las hijas decir: ¡cuídado papá que te contracturas! Maldita realidad. Es lo que hay y a la vista está. 

En estos mismo papeles contaba mi paisano Contreras que «si los niños son el futuro, el de Jaén pinta muy negro» y sustentaba esa afirmación en las cifras del Observatorio de la Infancia dependiente de la Junta de Andalucía, correspondiente al año 2016, «Jaén es ya la provincia donde menos menores de 18 años hay a tenor de su población total. En la provincia hay 116.186, sobre un total de 648.250 habitantes».  A este paso hasta los Reyes Magos se van a quedar en el paro en la provincia de Jaén. Cada vez hay menos juguetes que acarrear desde Despeñaperros abajo y Sierra Sur arriba. Eso sí la Teletienda vende a porrillo medias mágicas y masajeantes para las varices, cuchillos con filos tan eternos como las sonrisas de los cocineros que las venden. Babas de caracol, escupitajo de serpientes y aloes a la vera de magos del ácido hialurónico, de hechiceras de la regeneración de la piel, milagrosos ungüentos, emplastos y pomadas para el alisamiento de las arrugas.  Las extremas unciones, dentro de poco, serán más frecuentes que los bautizos en esta provincia sin niños que echarse al hombro para que vean mejor los fuegos artificiales en las ferias que aún nos quedan por delante. Los fotógrafos de primeras comuniones celebran cumbres y concilios para afrontar la caída del negocio. Por no hablar del lobby de kioskos y tiendas de gominolas. Esto hace agua por todas partes menos por una: la de una mujer embarazada. Lo mismo, al final de todo  surge nuestra propia P.D. James y nos escribe un «Hijo de los Hombres» ambientando en la soledad de las aulas, de los paritorios y de las serranías jienenses. Digo esto porque con el panorama natalicio es más probable lo anterior que un Dickens nacido en la campiña olivarera cree a personajes como David Copperfield, Pip o la Pequeña Dorrit, más bien, me dice mi compadre al llegar a este Poyete de pael que «le saldría una novela con cientos de Scrooge y un solo Oliver Twist»

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…