Ir al contenido principal

ESCRITO CON ELLE

Fiel a la tradición se levantó el sol de domingo de palmas y ramos. Lo hizo entre unas y otros para brillar con fuerza en una de las celebraciones que convierten las calles  y plazas de los pueblos en efervescencia popular. Laica y religiosa la muchedumbre se engalanó con lo mejor de roperos y cómodas. Llena aceras y paseos con las urgencias propias de una primavera que empuja en los brotes de los árboles y en los capullos que pugnan por reventar en arbustos y enredaderas. Urgencias y prisa en las bullas de esquinas y callejuelas en las que las pandillas de adolescentes comienzan a jugar a lo que serán mañana mientras suena de lejos el tambor y una campanilla de órdenes. Ayer de color blanco, rojo y amarillo. Tono de domingo de ramas, palmas y ramón de olivo. Aquí allá los verdes de puertas de templos y viviendas puntúan las filas de descreídos que se abrazan a las palmas para garantizarse el escaño. Mañana lunes volverán a pedir las escrituras de ermitas y catedrales o la revisión de los acuerdos vaticanos. Si París bien valió una misa una concejalía bien vale una procesión. No hay valla que no se salten en pos del objetivo. En mi pueblo rehubicaron los contenedores de basura, así con un añadido de hache importante. Cojonuda y principal. Con un par de palotes tiesos y otro cruzándose. De huna a calle a hotra. Se me va el teclado porque el asunto es contagioso. Viral. Las cosas de la Semana Santa tienen importancia y son importantes. Menuda se lió en Jaén con la polémica de vaya con las vallas en las que no pocos acabaron enredados en la y griega y la letra que perdió el título nobiliario. La elle que cayó víctima del revisionismo gramatical salomónico. Ahora es doble ele. Como esas gemelas de barraca de feria que salían con las cabezas unidas por las coletas. Con las elles tan hermosas que se dicen en Jaén. Un nipollas capitalino suena a elle, como tiene que sonar y no con esa letra moñas y doble, la ele repetida. Como les decía la altura de las vallas de La Carrera a punto estuvo de convertirse en el largo de la capa que sirvió para esquilar del cargo de D. Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache. Hubo, en los días previos amagos, desplantes, llamadas a la algarada, reuniones de prebostes y capitostes de la cosa. Que si había que meter radial a las chapas o dejarlas como las uñas, largas. Bares, tertulias, noticiarios y corrillos no paraban de hablar del asunto. Y así anduvo la cosa entre los adoquines de Bernabé Soriano hasta que las tribunas se terminaron de levantar.  A un tris estuvo la historia de  dar un giro inesperado al guión y cuya decisión se aplaza hasta el año que viene. LLa veremos, así con elle de capillitas y capellanes. Entre tanto las calles se llenan de niños tocando tambores de juguete y soplando cornetas de plástico. Bares, terrazas, carreteras y hoteles se llenan hasta los topes. Templos y ermitas acogen miles de corazones que laten al unísono. Ritmo de marchas y desfiles. Penitencia y disfrute. Trabajaderas y descanso. Sacrificio y expansión. Recogimiento y esparcimiento. La vida nos pasa por delante no la dejemos pasar de largo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…