Ir al contenido principal

VOLANDO




Para que luego digan que en Jaén no pasan cosas. Ya tenemos uno de esos momentos que sirven, como sirvió el hielo que vio por primera vez Aureliano Buendía, para comenzar un calendario. Hoy estamos en el segundo día después del aterrizaje de un helicóptero de guerra en un campo de fútbol de Linares. Mola ¿eh? Para que luego digan que en Jaén no hay ná. Si hasta un chinook de color pardo se dejó caer en la ciudad de las minas volviendo locas a las palomas y a los palomos que se santiguaron pensando: esto es el Apocalipsis nau del sur. Sólo faltó un consejero de la Junta. Pies separados. Brazos en jarra. La corbata flameando por las turbulencias de la doble hélice diciendo: nada me gusta más por la mañana que el olor de una tostada con aceite de oliva virgen extra. Chulo ¿eh? A que les gusta la imagen. Pero no se trataba de nada oficial, sólo fue un pequeño contratiempo que obligó a la aeronave a tomar tierra de urgencia ante las malas condiciones meteorológicas. La verdad es que el estruendo de los rotores hizo pensar, a no pocos, que llegaba algún pez gordo con promesas de acabar con la larga temporada de vacas flacas que se vive en el norte de la provincia. Pero por aquí ya no viene nadie. Los viernes de Zarrías son una época de la que ya pocos se acuerdan o no quieren hacerlo. De aquellos tiempos nos quedan, eso sí, los recuerdos y algunas promesas como aquella planta que iba a montar helicópteros en Andújar, finalmente los Eurocopter Tiger se fueron con sus rugidos y sus misiles a otra parte. Top Gun y el Trueno Azul poco o nada tienen que hacer por aquí. Ahora ya no viene casi nadie. Si acaso algunos tribunos que escoltan a los gerifaltes en la eterna mendicidad del voto.  Pero mientras en Linares el  enorme chinook levantaba el vuelo bajo los acordes de la marcha de las valkirias, Wagner traducido a la taranta, en la capital la sombra de otro ingenio volador perfilaba las caras de asombro y las expresiones de sorpresa de peatones y paisanos que miraban el majestuoso vuelo de un globo. Hasta el cerro del Castillo y su santa, Catalina, se atusaron el pelo y pellizcaron las mejillas para salir favorecidos en las fotos que les sacaban desde aquella canasta. La familia Montgolfier en Jaén. Hasta no hace mucho, gentes notables y candidatos pistonudos, hubieran imitado al doctor Samuel Fergusson y hubieran hecho la campaña electoral a bordo de la canasta de mimbre. Cinco semanas en globo pidiendo el voto. Pero las circunstancias no son las mejores. La gente está mosca y más agobiada que Pulgarcito buscando la salida en una panificadora. No está el horno, hablando de pan, para tantos bollos como nos quieren seguir vendiendo. Volando voy, volando vengo. Por el camino no me entretengo. Sombras de lo que fueron.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…