Ir al contenido principal

ESTACIÓN OLVIDO


No hay nada más triste que una estación vacía. Sola de trenes. Ausente de viajeros. Llena de esperas perdidas. Andenes de olvidos y de memorias extraviadas. Raíles de adioses y vías de reencuentros. No ha nada más triste que una estación de tren varada en ninguna parte. Sitiada de zumaques y de zarzas. Edificios comidos de jaramagos y amapolas, roídos por la grama y por unas grietas que se ensanchan con las grietas abiertas por la dejadez y la inacción. Jaén ha perdido en 20 años el 90 por ciento de los trenes que llegaban o salían de estas comarcas. Papá ven en tren. Sí niño ¿pero dónde, cuándo y cómo? Las lagartijas hacen cama entre las vías que se han vueltos verdes de vergüenza. Los que caminan por ellas se sientan a descansar a y comerse el bocadillo envuelto en papel de periódicos que siguen anunciando millonarias inversiones para el tren en la provincia. Que si talgos, que si galgos, que si aves, que si picos de pato, que si culos de mono, que si alta velocidad, que si velocidad alta. El viento se lleva los papeles hechos un gurruño. Por los raíles de la provincia es raro ver a un tren. Casi tan raro como ver a un lince. Un animal que se está llevando más dinero para sobrevivir que el viejo caballo de hierro. Ahora volvemos a las andadas electorales. A las andanadas de campaña. Se volverán a rescatar polvorientos mapas y maquetas hechas de mentiras y engrudo. Volverán a salpicar sus discursos de avances y adelantos. Mientras la provincia retrocede y se encoje tanto que hasta un diputado menos le corresponde. De victoria en victoria hasta la derrota final. El tren es una de esas cosas que ya nos quedará sólo en las películas y en las canciones. Ver al ferrocarril por los campos de Jaén es raro, es rara avis. Una avutarda en peligro de extinción mientras que los expertos discuten si es esteparia o estepárica, la avutarda digo. Los rebaños sestean a la sombra de catenarias y las casetas olvidadas del guardagujas. No hay peligro. La mejor cañada real es la de estos caminos que ya apenas se usan. El silbato del tren es tan sólo un lejano eco que algunos dicen aún se puede oír en los días de niebla por las campiñas jienenses. No hay nada más triste que una provincia de trenes vacía. Sola de compromiso. Llena de desengaños y traiciones. No hay nada más triste que una estación que sólo vende billetes de ida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…