Ir al contenido principal

EL ETERNO PUENTE




Hoy es uno de esos lunes raros. Un lunes que se ha levantado con cara de sábado. Con los ojos legañosos y de puente. Una jornada que es continuación y antesala de un martes que amanecerá con el rostro del domingo. Es puente festivo. No ha laicidades que valgan a la hora de feriar. Viva la Inmaculada o lo que tenga que vivir para poder tocar pelo en la playa. Insignes republicanos llenaron mochilas y valijas de camisetas y calzones cortos para festejar la Constitución que entronizó al monarca. Un puente es un puente y a los demás, en estos días de asueto, que se los lleve la corriente como en el juego de la oca. Tiro porque me toca y a otra copa que mañana no hay que madrugar. Un puente largo, que se hará muy corto, para quienes vacían domicilios y llenan bares, hoteles y pensiones. Un puente eterno, sin embargo, para los que tienen amarilla la cartilla del paro. Para los que siguen haciendo cola en las estadísticas que se escupen a la cara los candidatos, campaña sobre campaña, parapetados en los atriles de los mítines. Decenas de miles de personas que están de puente obligado desde hace años. Son los nombres que nadie pronuncia. Son las personas que dan sentido a los porcentajes que cada mes discuten los tertulianos. Son decenas de miles de personas que sufren esa gran broma de las tres de la tarde cuando les enseñan paseos marítimos llenos de gente ligera de ropa. Comedores repletos de orondos comensales cantando las excelencias gastronómicas de las regiones de España. Son decenas de miles de personas que se ríen con amargura cuando hacen esquipe con su hija que está de niñera en Irlanda y se acuerdan de lo de la movilidad internacional. Son decenas de miles de personas que madrugan para llenar la plaza del pueblo y ver pasar otro día con cara de nada mientras empapelan los muros con las promesas de siempre. Son decenas de miles de personas que apenas llegan a final de mes y no pueden usar la segunda fase del brasero eléctrico. Son decenas de miles de personas que cuelgan del puente de la incompetencia a la espera de una solución que sólo parece estar fuera del paraíso. Son decenas de miles  de personas que forman parte del interior de este paisaje. Son decenas de miles de personas que se asombran de cómo las ciudades se vacían y llenan con el éxodo de los vacacionantes. Que no entienden como en sus pueblos los que salen nunca vuelven. Páramos inundados por las aguas de viejos pantanos. Decenas de miles de personas que no tienen puente para cruzar al otro lado. A la orilla de la esperanza. La tranquilidad y la dignidad de ganarse la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…