Ir al contenido principal

CABREO



La gente está que trina con lo de la luz. Ahora resulta que nadie sabe lo que cuesta un kilovatio y que nos han ido haciendo un mocho para pasarnos la dolorosa por la cuenta del banco. Da cosica ver al ministro de la Energía intentar explicar el recibo de la luz y caer enredado en un montón de cables conceptúales para explicar lo inexplicable. Que si usted gasta amperios y los trufa con vatios en horas valle, pero sin pasarlos por la potencia contratada, restándoles a los vatios un par de kilos de aceitunas de cornezuelo y dos cañas con su correspondiente tapa usted va a pagar una cosa u otra.
 
Y Soria, que así se apellida el hombre aún siendo canario; pero no de los que trinan; se quedan tan pancho y tan ancho mientras que nos siguen electrocutando con unas facturas disparatadas que parecen escritas en sánscrito y en las que incluyen hasta las tasas de ocupación de vivienda por las familias de cigüeña blanca en las torres de alta tensión. Y luego quieren que la gente les aplaudan con las puñaladas que reciben con el recibo de la luz. Yo, sin lugar a dudas, prefiero que me visite Sandor Clegane, el perro de Juego de Tronos, armado hasta los dientes a que la cartera me deje en el buzón el sobre con el membrete de la compañía eléctrica. Un logotipo que da más susto que el lobo de la familia Stark.
 
El invierno se alarga y no porque vivamos en Invernalia si no porque, a estos precios, poner el radiador o el braserillo sería un autentico suicidio. Ya les digo que la gente está que trina y que este verano van a intentar excretarse encima de los antepasados de los que nos alumbran cuando, con estas tarifas que nos aplican como aplicaba el alicate a los reos Charles Henri Sanson, hijo, nieto y bisnieto de verdugos, los aires empiecen a  chupar kilovatios para dejar el cuarto de estar fresquito. Tan de mala leche nos están poniendo con los sablazos que nos dan, al estilo de los húsares polacos en las guerras del Palatinado, que ni queremos oír ni bailar sevillanas, que nos acalambramos en la primera y en la segunda, a la hora del cruce con la pareja, saltan chispas y  ¡zas! cortocircuito.
 
En mi barrio los niveles de riqueza ya no se miden por el largo del coche que aparcas o por los kilos de gambas que puedas comprar en el hiper. En mi barrio los ricos, los ricos de verdad de verdad, son capaces de poner la lavadora a diario, encender la lámpara buena del salón, la de ocho brazos, y además tiran de secadora al máximo de revoluciones. Hay uno tan rico tan rico que es se permite el lujo de poner en marcha, al mismo tiempo, el lavavajillas mientras pasa la aspiradora. A los del resto de la calle, en lugar de llamarnos muertos de hambre o pobres de pedir, nos dice que somos flojos de diferencial.  Lo dicho que la gente esta que trina y hasta los güevos de que les fundan los plomos

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…