Ir al contenido principal

LO QUE VALE UN JUBILATA



Quien tiene un jubilado tiene un tesoro ¿Cómo cambian los tiempos Venancio, qué te parece?. Gracias a la habilidad de quienes nos gobiernan o nos gobernaron las residencias de la tercera edad se están vaciando de inquilinos. Ya sea por un rebrote del amor filial (una opción que en la mayoría de los casos es secundaria) o por el atractivo de la pensión que cobra el abuelo (la causa más probable que fundamente este fenómeno) los asilos se están quedando casi como Fonseca. Los abuelos se han convertido en el mejor plan de apoyo a los desempleados. La mejor estrategia para evitar que los parados terminen de caerse al sumidero de la exclusión social.
 No es raro escuchar, si se pone la oreja con cuidado en cualquier lugar eso de:
—a mi padre lo va cuidar un extraño… ¡me cago en tó!. Se viene a mi casa que es donde tiene que estar ¡coño con su familia!
—pues como tiene que ser. Le va estar dejando la paga a cuatro de las batas blancas que no lo conocen de ná. Yo a mi madre la saque de la residencia hace cuatro años y con lo de su cartilla le estamos pagando el aparato de los dientes a la niña, la comunidad del bloque y cada quince días pos un carro del mercadona
—es lo que digo yo…que el poquillo capital que tengan que se lo gasten en vida. Si como los va a mirar un hijo no los va a mirar nadie… que se lo gasten con los suyos
—…y lo que se entretienen con los nietos de aquí pallá. Desde que la abuela está en la casa mi mujer y yo tenemos que salir de cañas solos. Qué si hace mucho frío para el niño, qué si volvemos muy tarde, que así ella no se queda sola…
— además, ¡cojones!, que ellos se sienten útiles aportando su dinerico a la familia. Qué si no es por ellos a muchos nos quitan la casa.
— ahí le has dao. A mi me la dejó en herencia pero la tuve que hipotecar para que no embargaran el camión y ahora que estoy en el paro ella paga el recibo.
—o sea que va a pagar la casa dos veces…
—… o tres, que como siga con esa salud de hierro le da tiempo a que me avale para montar un negociete que tengo en mente
 
Conversaciones basadas en hechos reales como un telefilm de domingo por la tarde. conversaciones que se pueden escuchar fácilmente si se pone atención en esta realidad provincial.
En Jaén  los yayos son legión. Son legión con cuenta corriente y la pensión bajo el brazo. Entre ellos y los que cobran la nómina de las administraciones los pocos que trabajan sostienen en sus hombros la pirámide invertida. El vértice de arriba se les está clavando en el morrillo a los trabajadores por cuenta ajena y cada vez el peso se hace mayor. El otro día publicó este periódico que 20 de cada 100 curritos en Andalucía cobraban los cheques del presupuesto público. Está claro que de dónde mucho se saca y no se le echa fin se le ve. Hasta sin abuelos nos estamos quedando y ya hay quien hasta puja por tener un jubilado en casa. Es decir  convertir la vivienda en una pensión a cambio de la ídem.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…