Ir al contenido principal

CABLEADO



Mi mujer acaba de darme dos ultimátum. El primero es que recupere todos los euros que nos han tangao con lo del céntimo sanitario cada vez que íbamos al surtidor y el segundo es que debo limpiar el cajón de abajo del mueble bar de tecnología obsoleta. Como lo de la pasta de la gasolina lo tengo crudo he decidido ponerme manos a la obra con el otro asunto. Y es que después de una década de uso indiscriminado de móviles, pleis portátiles, emepetres, podómetros y pulsómetros el cajón de abajo del mueble bar comienza a parecerse al agujero lleno de serpientes al que empujaron a Indiana Jones.
 
Con toda la precaución del mundo; como un diputado en tiempo de listas electorales; tiro de la cajones y veo, bullendo y retorciéndose a veinte cargadores de teléfono móvil cuya única diferencia es el grosor del conector que se mete en el cuerpo del móvil. Capuletos y Montescos los Nokia y los Alcatel que se siguen llevando a matar en una suerte de esgrima inútil con los pinganillos:
—O me enchufo yo o no se enchufa nadie.
Lo mismo que en la vida real. Como en un ayuntamiento o en una diputación.
 
A los cargadores hay que añadir otro montón de cablecillos de auriculares que me negué a tirar, iluso de mí, pensando en que me hervirían de piezas por si las averías. Les juro que yo no creía que los auriculares podían descomponerse en tantos e infinitos calibres. Así que cuando te compras un nuevo emepetres los auriculares te vienen o muy grandes o muy chicos. Son una plaga. Son conectores locales, provinciales, regionales, nacionales y hasta un jack se me confesó:
—¡Oiga ud, señor mío que yo trabajo de pinganillo en el Senado!
 
Por otro lado surge la bulla entre la tonelada y media de cables con diferentes tipos  de uesebé para poder enchufar los cacharricos al ordenador y poder cargar y descargar las canciones, las foticos y los programas adecuados. Jamás la mente humana ha alcanzado tales cotas de imaginación para poder diseñar infinitos modos de meter una cosa en otra.
—Pero Juan si con lo fácil que es meterla…
   que te cree tu eso… que ya no se si tengo talla miniuesebé, que sí es dos punto cero, que si achatada por los polos, que si de 21 pines, que si micróuesbé, que si largo europeo, que si calibre estándar, que su conexión bus, que si infrarrojos, que si bluetooth… mejor te vistes y nos vamos de cañas
 
En fin en otro cajón de este periódico ustedes sabrán como de duro tiene el núcleo un partido político, que como es posible que, concejales, con sólo dos piernas puedan meter tantas patas. Porque yo seguiré limpiando el cajón de abajo del mueble bar de clavijas, cables, jacks, conectores, cargadores, transformadores, routers, pendrais y demás utillaje electrónico
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…