Ir al contenido principal

CABLEADO



Mi mujer acaba de darme dos ultimátum. El primero es que recupere todos los euros que nos han tangao con lo del céntimo sanitario cada vez que íbamos al surtidor y el segundo es que debo limpiar el cajón de abajo del mueble bar de tecnología obsoleta. Como lo de la pasta de la gasolina lo tengo crudo he decidido ponerme manos a la obra con el otro asunto. Y es que después de una década de uso indiscriminado de móviles, pleis portátiles, emepetres, podómetros y pulsómetros el cajón de abajo del mueble bar comienza a parecerse al agujero lleno de serpientes al que empujaron a Indiana Jones.
 
Con toda la precaución del mundo; como un diputado en tiempo de listas electorales; tiro de la cajones y veo, bullendo y retorciéndose a veinte cargadores de teléfono móvil cuya única diferencia es el grosor del conector que se mete en el cuerpo del móvil. Capuletos y Montescos los Nokia y los Alcatel que se siguen llevando a matar en una suerte de esgrima inútil con los pinganillos:
—O me enchufo yo o no se enchufa nadie.
Lo mismo que en la vida real. Como en un ayuntamiento o en una diputación.
 
A los cargadores hay que añadir otro montón de cablecillos de auriculares que me negué a tirar, iluso de mí, pensando en que me hervirían de piezas por si las averías. Les juro que yo no creía que los auriculares podían descomponerse en tantos e infinitos calibres. Así que cuando te compras un nuevo emepetres los auriculares te vienen o muy grandes o muy chicos. Son una plaga. Son conectores locales, provinciales, regionales, nacionales y hasta un jack se me confesó:
—¡Oiga ud, señor mío que yo trabajo de pinganillo en el Senado!
 
Por otro lado surge la bulla entre la tonelada y media de cables con diferentes tipos  de uesebé para poder enchufar los cacharricos al ordenador y poder cargar y descargar las canciones, las foticos y los programas adecuados. Jamás la mente humana ha alcanzado tales cotas de imaginación para poder diseñar infinitos modos de meter una cosa en otra.
—Pero Juan si con lo fácil que es meterla…
   que te cree tu eso… que ya no se si tengo talla miniuesebé, que sí es dos punto cero, que si achatada por los polos, que si de 21 pines, que si micróuesbé, que si largo europeo, que si calibre estándar, que su conexión bus, que si infrarrojos, que si bluetooth… mejor te vistes y nos vamos de cañas
 
En fin en otro cajón de este periódico ustedes sabrán como de duro tiene el núcleo un partido político, que como es posible que, concejales, con sólo dos piernas puedan meter tantas patas. Porque yo seguiré limpiando el cajón de abajo del mueble bar de clavijas, cables, jacks, conectores, cargadores, transformadores, routers, pendrais y demás utillaje electrónico
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…