Ir al contenido principal

MI PRIMA, LA VIKINGA



Eso vas y se los cascas a mi prima la vikinga. A mi prima la del riesgo que me tiene descontrolado el euribor y acojonado al tío del ibex que no para de escribirme cartas a través de la caja de ahorros: “paga lo que debes gañán. No te das cuenta que esto se hunde”. Y una ¡mierda! (o como diría mi broquer de confianza a través de conferencia por el “esquipe”: ¡DAMNED BULLSHIT!) reflexiono ante el vacío que se abre a mis pies y en mi cuenta corriente que se ha vuelto extraordinariamente profunda. Como un agujero negro de esos que atinó a imaginar Jauquins desde su silla de ruedas atascada por la hiedra venenosa de unos brotes verdes que lo han dejado varado en el aro del paro haciendo bailar el julajop delante de esta patulea de derrochadores que se han gastado el manso, el bravo y hasta el prestigio del toro Ratón en sus cosas diciendo que eran para nosotros… y ya ves que las grúas y las apisonadoras y las traíllas se han parado en tantas y tantas AES Treintaydos que han alejado, aún más todavía de Jaén, el horizonte levantino.

Para colmo la agencia “mudis” me ha rebajado el reiting de mi capacidad de sorpresa asistiendo al harakiri en cámara lenta que se está haciendo el PSOE capitalino con la catana afilada de la lista electoral dejando al partido como a Bilbo Bolsón, disperso como poca mantequilla en demasiado pan en esta tierra mediada de aceite. El mismo óleo vital que lubrica el motor del alcalde de la capital que acelera como un Jambi por la autopista de Basora sabiendo que la exposición de la oposición pública es tan inexistente como los arsenales de armas de destrucción masiva de Sadam. Obstáculos plenarios que están tan parados como el tranvía hipnotizado por el orín que va cubriendo las catenarias en las que cuelgan las camisetas los indignados de Primayor a los que han frito a multas por no cumplir la norma o no tener perro ni flauta ni discos de Macaco.

El veranillo de San Miguel, el “indian summer” que dice mi “personal shopper”, crea el espejismo de una normalidad que ya no existe. Esto se hunde mientras la orquesta del Titanic toca el chiringuito del maestro Georgie Dann y las facturas se amontonan en los botes salvavidas poniéndome en riesgo a mi prima la vikinga de Dusseldorf que me prometieron que iba a colocarme a la niña que está terminando un master, especialidad en landers, que todavía le debo a la caja, sin fondo y ya sin mis fondos, de ahorros

Comentarios

Bailén Informativo ha dicho que…
Muy bueno Antonio. Eres un crack -porque te rompes como el cristal-. Nos vemos en Zocueca
Antonio Agudo ha dicho que…
See you later monster

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…