Ir al contenido principal

INAUGURACIÓN



Hermosa tarde de otoño cerca del barranco del lobo. Los mocasines de tafilete y los tacones de aguja hollan el asfalto virgen que brilla, negro, bajo el sol que hace temblar los órganos de piedra que aún se recuperan de las heridas de las orugas mecánicas. Los trajes cortados a medida, los pantalones con vuelto y las chaquetas de solapa estrecha hacen contraste las faldas y blusas de entretiempo de firma, discreta, pero firma al fin y al cabo.

Las aguilillas y los grajos se asustan ante el zumbido del aire acondicionado que refresca la carpa salida de ninguna parte e instalada en mitad de donde salió para dar cobijo a la fauna sin flora que atina a dejar vehículos, oscuros como las alas del vencejo, en los lugares que delimitan las rayas de cal que aún no han sido borradas por el agradable vientecillo que regala sobre los presentes San Miguel y su pequeño estío.
Operarios, obreros y manípulos se afanan en dar la imagen que se espera de ellos y se sacan de las cajas nuevos cascos y desenrollan chalecos de colores ácidos y chillones como la gineta que tuvo que mudarse a pagos más tranquilos.

La carretera se agarra, colgada del precio artificial, a unos largos pilotes causándole vértigo al macadam y augurando humanos lanzándose al vació atados de pies y agitando las manos mientras gritan como si fueran meloncillo apareándose en lo hondo del bosque, donde receloso, el escaso y raro lobo husmea el aire que huele a metal y a pintura reciente.

En la carpa se afanan en decir que la carretera es una carretera. Pero y Grullo se dan la mano formando dos puños y la corte, efervescente como jóvenes en edad de merecer, dan palmas mientras, cerca de allí, los ánsares vuelan en busca de mejores charcas.
Los flashes iluminan el interior de grutas recién nacidas y un reloj de sol que da la hora sin seguir los consejos del gobierno para ahorrar energía saluda despreciando las sombras cada vez más alargadas.

La tropa está encantada de conocerse y que los conozcan y los reconozcan. Exhiben su poder y lo miden según el número y el grado de inclinación de las reverencias. Hay que hacer lo que hay que hacer y abajo el río Despeñaperros, seco, espera que esa tarde tan hermosa de otoño, rompa en lluvia pronto y arriba el tráfico empieza a rugir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…