Ir al contenido principal

INAUGURACIÓN



Hermosa tarde de otoño cerca del barranco del lobo. Los mocasines de tafilete y los tacones de aguja hollan el asfalto virgen que brilla, negro, bajo el sol que hace temblar los órganos de piedra que aún se recuperan de las heridas de las orugas mecánicas. Los trajes cortados a medida, los pantalones con vuelto y las chaquetas de solapa estrecha hacen contraste las faldas y blusas de entretiempo de firma, discreta, pero firma al fin y al cabo.

Las aguilillas y los grajos se asustan ante el zumbido del aire acondicionado que refresca la carpa salida de ninguna parte e instalada en mitad de donde salió para dar cobijo a la fauna sin flora que atina a dejar vehículos, oscuros como las alas del vencejo, en los lugares que delimitan las rayas de cal que aún no han sido borradas por el agradable vientecillo que regala sobre los presentes San Miguel y su pequeño estío.
Operarios, obreros y manípulos se afanan en dar la imagen que se espera de ellos y se sacan de las cajas nuevos cascos y desenrollan chalecos de colores ácidos y chillones como la gineta que tuvo que mudarse a pagos más tranquilos.

La carretera se agarra, colgada del precio artificial, a unos largos pilotes causándole vértigo al macadam y augurando humanos lanzándose al vació atados de pies y agitando las manos mientras gritan como si fueran meloncillo apareándose en lo hondo del bosque, donde receloso, el escaso y raro lobo husmea el aire que huele a metal y a pintura reciente.

En la carpa se afanan en decir que la carretera es una carretera. Pero y Grullo se dan la mano formando dos puños y la corte, efervescente como jóvenes en edad de merecer, dan palmas mientras, cerca de allí, los ánsares vuelan en busca de mejores charcas.
Los flashes iluminan el interior de grutas recién nacidas y un reloj de sol que da la hora sin seguir los consejos del gobierno para ahorrar energía saluda despreciando las sombras cada vez más alargadas.

La tropa está encantada de conocerse y que los conozcan y los reconozcan. Exhiben su poder y lo miden según el número y el grado de inclinación de las reverencias. Hay que hacer lo que hay que hacer y abajo el río Despeñaperros, seco, espera que esa tarde tan hermosa de otoño, rompa en lluvia pronto y arriba el tráfico empieza a rugir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…