Ir al contenido principal

A LA ALTURA DE LAS CIRCUNSTANCIAS. ¡O NO!

Este es un artículo escrito para este blog por Manuel Ozáez





Tras las lectura de mi última colaboración en las mañanas de la COPE, de los viernes, Antonio Agudo y yo nos enzarzamos en un debate/discusión/opinión/pensamiento en voz alta/reflexión/queja, sobre el vergonzoso papel que nuestra clase política desempeña en esta España tan querida por los ciudadanos, y que en estos últimos días brota de nuestros corazones por obra y gracia de los éxitos de la Selección Española de Fútbol en la Copa del Mundo de Suráfrica, y que ya se vislumbraba abiertamente tras los triunfos de nuestros pilotos de motociclismo sobre el cajón oyendo el himno sin letra de España, ondeando nuestra bandera roja y amarillo al viento de Hungría, Inglaterra, Alemania, China, Australia, EE.UU., Francia, Dubai, y frente a cualquier sol del meridiano.

Luego emerge de entre sus cenizas nuestro – y digo bien, nuestro - Rafa Nadal, venciendo en Roland Garrós, Wimblendon, en la Copa Davis, a la que se suman el resto de la Armada Increíble, con Verdasco, Ferrer, Ferrero, Almagro, y puntos suspensivos, pues muchos son los que durante todas las fases clasificatorias visten el rojo atuendo que se ha puesto de moda por todo el orbe.

¿Y aquí en España qué? Que por un lado vamos los ciudadanos, alegres, confiados, extasiados, henchidos de orgullo patrio - ojo, no de aquel orgullo patrio caduco que prescribió hace cuarenta años, sino del nuevo, del que se base en los triunfos porque detrás existe un considerable esfuerzo que atisba la victoria -. Y resulta que por otro lado van los políticos de la mano - del PSOE, del PP, de IU, no te digo ya los nacionalistas, que no saben en que rincón ubicarse -, enfrentándose de continuo, evitando estrecharse las manos para no ser delatados. De vez en vez surge en las noticias un nuevo caso de corrupción, y desaparecen decenas, cientos de millones de euros, que tanto bien harían en este país para paliar el desempleo, la crisis o incluso la inversión en obras públicas. Dinero manchado que ha sido sustraido sin esfuerzo y sin sudor, con la mentira, no como el que ganan nuestros deportistas, por más que a algunos les parezca o nos parezca excesivo, ¡sí!, podríamos discutirlo, pero nadie duda que ganado en buena lid, honradamente, y notoriamente público, no ilícito.

Ahora empiezo a sospechar el porqué de que los ciudadanos de a pie tengan en tan mal concepto a la clase política, y la señalen con frases del tipo “no se pierden ni uno aparecer en la foto junto a los vencedores”, “no están a la altura de las circunstancias”, “son todos lo mismo”, “no son capaces de pactar entre ellos para sacar a España de la situación”, “no piensan en el país ni en los demás, sino en ellos mismos”, “se meten en política para ver lo que se pueden llevar”.

Yo, que precisamente he sido uno de los que siempre he defendido la honradez de la mayoría de la clase política, empiezo a sospechar que pudiera estar equivocado. Me explico: no dudo que existen cientos, miles de honrados políticos que a diario dedican incontables horas de su vida a la causa pública. No lo dudo. Es más, lo afirmo. No dudo que, como es evidente, los casos de corrupción, sin estar todos cogidos, son ínfimos, casi insignificancias con respecto al dinero que se puede mover en esas instancias. No lo duden ustedes. La cuestión que intento explicar es el desprestigio que la clase política tiene entre los ciudadanos, por acciones u omisiones que todos estamos pendientes de observar, cuales son: un gran pacto contra la crisis, un gran pacto por la reforma laboral, un gran pacto por la educación, un gran pacto por la reforma de las instituciones públicas y por el modelo (y pongo por ejemplo un sistema de listas abiertas que los electores demandamos, un tope de dos legislaturas para cualquier cargo político en cualquier institución pública, viéndose obligado a emigrar a otras funciones, incluso de la cosa pública, pero alejadas de la anterior). Y digo, no sentir más vergüenza por las decisiones “políticas” de los jueces. Apartar a los políticos de las judicaturas, retirar a los políticos de los consejos de administración de las cajas financieras, etc... etc...

Y no lo digo yo, está en la calle. Si ponemos el oído se escucha con claridad meridiana.

Verdadera ilusión cuando Pau Gasol - que es catalán, sí, por lo tanto español -, consigue su segundo anillo de la NBA con los Angeles Lakers, cuando La Roja de baloncesto se alza con el campeonato del mundo o con la Eurocopa, o cuando lo hace un club “español” en fútbol, baloncesto, balonmano o fútbol-sala, a pesar de que esté plagado de extranjeros que ven a España como un sueño en sus aspiraciones deportivas y económicas, lo cual también ha de ser, entiendo, motivo de orgullo. Luego está nuestra gente, tan admirada fuera de nuestras fronteras, nuestro sol, nuestros fabulosos pueblos y ciudades, nuestros únicos parques naturales, la reconocida gastronomía española, número 1 entre los entendidos. Nuestros escritores, artistas, actores y actrices, ensalzados en el mundo y muchas veces vilipendiados en su propio país por el hecho de ser de los nuestros y por tener sus propias ideas.

Con toda mi alma espero que la corriente que se está produciendo en todos los rincones del país, perdiendo el miedo a lo oscuro, y olvidando la sensación de ciudadanos de segunda que ya no merecemos por nuestros éxitos individuales y colectivos, siga su cauce natural y converja en el mar de la osadía. Que los pequeños hombres y mujeres de la política nacional y municipal comprendan de una vez el alcance de un imparable movimiento reivindicativo de culturas, formas y métodos y limpien sus establos de indeseables, propiciando el entendimiento entre las personas, el intercambio de ideas, y la propuesta de soluciones razonables, que los españoles estaremos dispuestos a apoyarlas sin complejos y por encima de nuestros intereses particulares.

Ese es mi deseo, y probablemente, me atrevo a porfiar, el de millones de españoles, descontados los aludidos de los párrafos anteriores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…