Ir al contenido principal

EL AÑO QUE PUSIERON LUCES EN EL VIVERO



Artículo para el programa de fiestas 2010 de Bailén

El año en el que pusieron farolas en el Vivero seguro que pasaron muchas mas cosas en Bailén, pero ninguna armó tanto revuelo como la instalación de iluminación en el parque Eduardo Carvajal. Un lugar, que quieren que les cuente yo a estas alturas de su vida, que además de servir de solaz y tonificante paseo también; algunos cuentan que sobretodo; se utilizaba para dar y recibir alivio en una España en la que las parejas lo tenían casi tan crudo como los caseros de la famosa serie “Un hombre en casa”, el celebérrimo matrimonio de los Roper por su escasa vida marital.

Si amigos el progreso, la democracia y los ediles de la época no podían dejar a oscuras aquella parte del pueblo en plena fiebre nacional en la que, por doquier y en todos los pueblos de España, se comenzaron a levantar calles, poner aceras, pulir aceras (igual que el sr. Miyagi en Kárate Kid) para da a las ciudades otro aire más “urbanita”, más moderno, que rompiera con aquel oscuro pasado de más de 40 años que decían los manuales de la época. Por lo tanto aquella “zona de sombra” tenía que desaparecer, sí o sí. Y que causó algunos daños colaterales y no poco revuelo entre los mozos y las mozas bailenenses que estaban en esa edad en la que las urgencias hormonales apenas se pueden contener.

Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, puede resultar extraño que colocar unas cuantas farolas en un jardín causara tanto rechazo, pero es que en el Bailén de la época lo de meterse mano era bastante complicado y requería no poco esfuerzo, paciencia, imaginación, destreza y hasta una especie de ritual que paso a explicarles:

En Bailén lo de salir de paseo no era un eufemismo. Se salía a pasear de verdad, cogidos de la mano o del brazo y los sábados y los domingos la Avenida de Málaga (ahora de Paradores) era un hervidero de gente que se acercaba a “tomar café´” al Snack Bar o al Albergue para redondear la jornada. No era raro distinguir a los casados de los que aún estaban por pasar por vicaría. Los primeros iban con un niño y una radio de pinganillo: el niño iba con la madre de la mano y el pinganillo de la oreja del marido escuchando el “carrusel deportivo”. Sin embargo las parejillas de novios iban amartelados, con el brazo de él por encima del hombro de ella. Comiendo pipas y maíz tostado “Churruca” y dando una vuelta tras otra hasta que iba oscureciendo.

Llegado este punto, cuando el sol se iba dejando caer por el horizonte, los niños, los matrimonios y algunos despistados se quitaban de en medio y comenzaba una curiosa coreografía entre las parejas de novios que se hacían las remolonas al atardecer.

Una vez detectada la señal no escrita, en un momento determinado que serái difícil ubicar exactamente, ya que todo dependái de muchos factores y variables, abandonaban la avenida de Málaga y se adentraban en la oscuridad vegetal del parque Eduardo Carvajal. Su paso era silencioso, pausado, sin prisas pero con determinación. Si uno se encontraba a unos conocidos saludaba quedamente y bisbiseando y se seguían vagando por los vericuetos del vivero en busca de un banco libre…

…ese era el quid de la cuestión pillar un banco. Sobre todo los que había debajo de los frondosos sauces llorones que daban una calida acogida para dar y darse al amor. No era raro que dos parejas distintas atinaran, desde lugares divergentes, a lanzarse sobre el mismo objetivo. Así se iniciaba una carrera sin aspavientos, pero obstinada que jamás, eso nunca, provocaba discusiones: ya se sabía que tarde o temprano hay que terminar en estas cuestiones que hoy nos ocupan… así que paciencia y a dar otra vuelta

Lo que ocurría en aquel parque al abrigo de las sombras y las ramas de pinos, castaños y sauces, era sabido y tolerado por casi todo el mundo y era uno de esos lugares en los que había una mayor seguridad para los primerizos amantes porque la alternativa no era otra que irse a los “carriles” y lo de andar sólo y lejos del pueblo podría desembocar en una situación embarazosa (y no se trata de ningún juego de palabras). Allí en el Vivero había seguridad porque, aunque cada uno iba a lo suyo, eso de tener una mano amiga cerca (esto tampoco tiene doble sentido) daba tranquilidad.

Así andaban las cosas la gente se daba el “filete”, el “lote”, se “metía mano” o se “morreaba”… hasta que se hizo la luz… por culpa del ayuntamiento. Hubo quien, tozudo o muy enamorado, se opuso al progreso y en las primeras semanas las farolas se fundían con una sospechosa facilidad y frecuencia.

Pero no se pueden poner puertas al campo ni tapar el sol, en este caso una farola, con el dedo. El mundo cambiaba de manera irremediable. Los concejales se salieron con la suya . así que lo de darse el filete quedó para las dietas bajas en calorías. Lo de pegarse el lote para los productos de regalo en Navidad, pero seguro que muchos de ustedes que ahora leen estas líneas guardan todavía el recuerdo de aquel torpe primer beso que aún les pone la carne de gallina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…