Ir al contenido principal

IMPERIO MADELMAN



Mucho antes que los GI Joe nos invadieran con sus paracaídas de marketing y publicidad encubierta en series de dibujos animados. En aquella época en la que los Pokemon y los Gormitis todavía no eran ni el embrión de una idea. En los años en los que estábamos aún libres de pesepés, nintendos porteibol y equixboxes… hubo un imperio en el que no se ponía el sol, ya que aún después de que la familia Telerín nos hubiera mandado a la cama, ellos seguían dispuestos a todo. Era el imperio de los Madelman.

Muñecos totalmente articulados para salvar al mundo lanzándose desde una maceta de pilastras en el patio de la abuela o arrastrándose debajo de las mesas de la terraza sorteando los enormes colmillos de los gatos El Litri y le Cordobés que nos hacían compañía.

Eran los Madelman con su barba de fieltro y su cicatriz en la mejilla. Como diría un chaval de ochos años de ahora: “Madelman rules” o como decíamos nosotros en la época: el Madelman es lo más guaperico y chulo del mundo mundial y es mas mejor que un fenómeno.
Los había dedicados al mercenariato con sus rifles y machetes. Con un impresionante uniforme de camuflaje.

Otros eran guardias civiles, bomberos, policías montados del Canadá (con el caballo que se vendía aparte), explorador antártico o soldado de las fuerzas especiales. Y todos, todos iban armados hasta los dientes con cuchillos, pistolas, bazookas, rifles, metralletas, arcos, ballestas y demás objetos que harían palidecer al blanducho del Action Man que se ha vuelto un eco activista armado de una pancarta contra el cambio climático.

Si amigos el imperio Madelman era la caña de la España y de los españoles que hoy somos mayores y que a pesar de habernos criado con juguetes bélicos y sexistas, que íbamos a la escuela en clases separadas por sexos, hemos sobrevivido en una clara contradicción de las teorías de la Bibiana Aido, sin ser asesinos en serie o contrabandistas de armas… Pero quien soy yo, viejo ciudadano Madelmanita para poner en tela de juicio las bondades de la Bratz Pajín, siempre urbana y afable o el ímpetu del EcozeroloTransformer y sus superpoderes, que no cejan, para inutilizar a los sprays asesinos..

Comentarios

El Fogón de López ha dicho que…
Como se nota que eras un poco pijito ya desde la adolescencia. Lo mio, amigo Agudo, eran los GEYPERMAN y nos los madelman enanos esos. El Geyperman granadero, Policia Montada de canadá, el Geypeman soldado, aventurero o del oeste, daba igual, el caso es que lo mio eran los Geyperman, de tamaño superior a los madelman, de pelo flocado y cicatriz de verdad, con sus pantalones, guerrera, sombrero y cinturon que eran una pasada, sin olvidar su Walkie talkie y sus prismaticos, joder, es que han pasado ya treinta años Agudo,treinta años hermano...
Armenteros ha dicho que…
No se si es que yo era un niño de clase más humilde o es que soy más viejo. El caso es que mis adoradas figuritas no tenían nombre. Eran sólo vaqueros o pieles rojas, con sus respectivos aderezos, que apenas pasaban de un caballo, un sobrero o una tienda. Ahora eso sí, nos lo pasábamos como los indios.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…