Ir al contenido principal

HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ

Me habían hablado de esta desternillante intervención del alcalde de Sevilla mientras inauguraba una nueva avenida en la ciudad. Una nueva calle que tiene por nombre avenida de la Astronomía.

Yo creía que se trataba de una leyenda urbana o un montaje de sus enemigos, pero el amigo Sánchez Monteseirín realmente se cubrió con la gloria del cosmos en un discurso desternillante e impagable y que es un ejemplo de cuando hay que cerrar la boca para estar más bonico. 

 

El audio ha sido extraído de un video colgado en youtube

Comentarios

Pablo Ruiz ha dicho que…
¡Es lo más grande que he oido en mi vida!
AguLuna ha dicho que…
Se ve que la falta de oxigeno en el espacio exterior le afecto al riego en el cerebro, eso o el alcohol que no es bueno antes de dar una rueda de prensa
lojeda ha dicho que…
Antonio, IM-PRECIONANTE, creo que este muchacho se ha liado un poquillo ¿no?
¡Menudo discurso! ¡Eso solo lo hacen los políticos de altura!¡Que facilidad de palabra! Estoy alucinando todavía.
Da la impresión que el señor alcalde venía de la feria de Sevilla, con unos cuantos finos en la barriguita, porque no creo que este muchachote que se las apaña tan bien para inventarse empresas ficticias, cobrar dinero que no le corresponde de las arcas municipales, hacer facturas falsas, etc, no sea capaz de dar un discurso como Dios manda, y más cuando como alcalde está inaugurando una nueva avenida en su ciudad.
¡Menuda leyenda urbana!
Un saludo
Charro ha dicho que…
Qué sería de nosotros sin los alcaldes...
Caesar ha dicho que…
Creo que ese día el que estaba hasta la colcha de rebujito (manzanilla con seven up y muchísmo hielo)era el que le escribe los discuros a Menteserrín o que lo tuvo que escribir el sólo.
qué sería de nosotros sin tí, Agudo.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…