Ir al contenido principal

COSAS QUE NOS DEJAN A GUSTO

Amigas y amigos relajarse ya no es un lujo. Relajarse es algo fundamental para mantener la cordura y no caer en el estrés y la angustia diaria. Pero qué nos relaja realmente. Son ciertos los tópicos o por el contrario lo que nos afloja la mandíbula y la mala jindama son otras cosas bien distintas a los clásicos elementos relajantes de:  

Una puesta de sol 

Mirar al mar 

Oír trinar a los pájaros 

Tumbarse en la verde hierba 

O escuchar el piano de Richard Clayderman.

 Pero vamos a demostrar que lo que realmente nos relaja, nos deja a gusto y con la baba cayendo por la comisura de la boca son otros asuntos más cercanos y mucho más fáciles de alanzar sin gastarnos ni un céntimo de euro en estos tiempos de tribulación dineraria. 

Así que les vamos a ir dando algunos ejemplos de cosas que de verdad. De verdad de la buena nos relajan y que salen muy, pero que muy baratas. Nada cuesta y es de alivio ventosear discretamente si es que estamos en compañía de otros en un lugar cerrado y más alivia aún que la mudez del gas al salir no incluya el perfume, sobre todo si nos ataca el retortijón en un ascensor. No me digan que esto no relaja y además cada uno lo puede hacer a su estilo y manera.

Más allá de esa capacidad que tiene el cuerpo humano de aliviarse que me dicen cundo después de una opípara comida con su postre y con su copa y con su puro uno se repantiga en la butaca y se desabrocha el botón de arriba del pantalón dejando expandirse al estomago para que refocile en sus gestiones internas.

No menos gusto da desabrocharse la faja o bajarse las mini medias para rascarse donde se nos clavaba el elástico de los ejecutivos. Que paz… que serenidad…que modorra… 

Pero si un buena manera de quitarse la tensión es echando una buena siestas que les parece si vemos otras maneras de serenarnos en fase de vigilia. Podemos y debemos ir despiertos a la hora de conducir, pero que levante la mano quien, aprovechando que el semáforo esta rojo se hurga la nariz con sumo gusto fabricando perdigones. Como mola. 

Pero también tranquiliza y de qué manera que cuando piden voluntarios para hacer una tarea levante la mano otro y que tu te libres. Que te vayas al servicio y que al volver, otro, haya pagado las cañas. Que la Guardia civil pare al coche que va delante. Que al maître se le olvide meter en la cuenta las gambas a la plancha. Dejar de meter barriga en la playa cuando te cubre el agua y rascarse donde más te pica sin que nadie te vea y sentirse ligero como una pluma. Aéreo como Pedro Marín

 

 

 

 

Comentarios

Alberto Román ha dicho que…
1.- A mi Richard Clayderman, lejos de relajarme, me pone de los nervios.

2.- Resulta curioso: me he puesto a recordar las veces que he estado más relajado en mi vida, y en todas esas ocasiones estaba sin ropa. Creo que el tejido, sea del tipo que sea, estresa.

Saludos.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…