Ir al contenido principal

INDEPENDIENTEMENTE


Estoy seriamente preocupado por lo que está ocurriendo. Lo mismo son cosas mías pero la realidad está tornando en colores cuatribarrados y me parece que todo lo veo es de color blaugrana. Puede que esté exagerando y que el toque de difuntos, cada tarde que hay sepelio en la parroquia de San José Obrero, me suene a campanades a morts y que las trancas que llevan los rezagados de  la madrugada del viernes es l´estaca de la que tots debemos estirem. Sí, maldita sea meu amic Siset, tengo la estaca metida entre ceja y ceja y no me la puedo quitar de la cabeza. Estoy molt sensible a lo que pasa. Está el asunto tan contaminado que, desde hace unos días, la publicidad del espotifái me sale en catalán. Busco al Hilario Camacho y me suenan los discos de Guillermina Mota y la María del Mar Bonet y si quiero escuchar al Carlos Cano el ordenador me dirige hacia la obras completas de Dagoll Dagom y Els Joglars, buenos estos últimos menos porque piden biscúteres en los bares en lugar de mitjanas. Hasta ahí están llegando las tensiones. Y eso me ocurre a mí que aprendí a leer con la cartilla Palau.  A mí que vivo en la calle Independencia y que tuvo un perro que se llamó Napoleón. Si es que hasta en la calle ya me dicen adeu los vecinos y en la carnicería se excusan por no tener chuletas magras con un lacónico y errado: no tin porc. Esto se está saliendo de madre o de mare mejor diú. Si hasta la hija de Pazita, la de la esquina, canta las coplas canalsureras engolando la voz y entonando María de la Pau en lugar de María de la O.  Debo estar alucinando pero es que, a plena luz del día, la botella de agua Sierras de Jaén se metamorfosea en Vichy Catalán y los chorizos de Carchelejo se salen de la talega exhibiendo certificados de empadronamiento en Casa Tarradellas. Hasta los collons andamos un servidor y mi poyete de todo este barullo que no sirve nada más que para enturbiar el agua de la convivencia. Yo estoy convencido de que me levanto cada mañana sin la menor intención de robarle nada a nadie. Aunque lo mismo el señor Rull o el señor Turull me convencen de lo contrario. No creo que por haber nacido en Bailén, muy noble y leal ciudad en la que se forjó la victoria de la Guerra de la Independencia, tenga el estigma de ser un españolista intolerante e incapaz de relacionarme con otros semejantes, aunque se llamen Jordi o Pere. Tener un determinado carnet no te exime de ser un gilipollas. La gilipollez nos describe como especie al ser humano. Hay gilipollas y cabrones e hijos de puta en todos los lugares y rincones del planeta. Se reparten de manera ecuánime por los territorios sin que las fronteras los aíslen o detengan. No hay excepción. Cada pueblo tiene su tonto, su gilipollas. Algunos hasta varios de ellos. No por cruzar una línea dejas de ser lo que eres. Eso se lleva de fábrica. Muchos países consiguieron su independencia y con ella nacionalizaron su cuota poblacional de gilipollas. No se puede dejar de ser lo que se es con independencia o sin ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…