Ir al contenido principal

VIRUTAS



Pues la magia del bricolaje parece que llegará a Jaén. Ya seremos como el resto de provincias andaluzas y tendremos acceso, rápido y fácil, a los tableros de contrachapado de okume y las ofertas en brocas widia de cromo-vanadio. La modernidad está en un lápiz de carpintero y la posibilidad de lijar, excéntricamente, los listones de pino para construir el banquito del jardín. La política municipal se ha convertido en una caja de herramientas. Al partido rezando y con la almádena dando allá donde más le pueda doler al adversario. Metros flexibles y niveles con puntero láser son los mejores aliados de los colocaestanterías y fabricalistas  para armar el armario; de la candidatura; en el que todos quieren entrar y muy pocos salir. Ya se comienzan a oír los martillos de cabeza redonda golpear en las cabezas de clavos y puntas. Más fuerte al que más sobresale. Sobresalir se paga recibiendo. Se oye ya el giro de los tirafondos y el crujir de los taladros avellanando los mamparos de los programas electorales. Ahí Merlín hace de las suyas aplicando hechizos y bisagras a promesas mil veces repetidas y que, como el tranvía, se han quedado clavadas en la piedra de la cochera. A ver quien es el Arturo que es capaz  de arrancarlo y empuñarlo para legitimarse
Veteranos carpinteros han decidido recuperar el escoplo y formón para hacer de ebanistas en un mercado, este del bricolaje y las manualidades domésticas, en el que dominan los cortes a inglete hechos por ordenador y sierras dirigidas por aplicaciones de los aifones. La finura de las volutas y vaciados de aquel viejo estilo intentan sobrevivir ante el empuje del atornillador con baterías de litio y la amoladora portátil del nuevo tiempo, y del que poco queda, para recuperar el peto de jefe de taller.
Los que manejan el cotarro y administran los destornilladores que ajustan los escaños munícipes, siguen a punta de pala o de estrella dando, a lo Henry James, otra vuelta y otra vuelta de tuerca. Intentan alejar los fantasmas de un relevo que se quiere vender como desahucio. Así que se afilan los cuttex y se pulen los serruchos. Que cáncamo que se duerme alcayata que se pierde. El asunto está  muy apretado, entre lo que queremos y lo que podemos, unos y otros se atusan la brocha de la cola, ponen silicona en las juntas y tela asfáltica por lo que pueda caer, que no será poco. Se preven aguaceros, tan fuertes, que el Kristian Pielhoff de Jaén se piensa si seguir una temporada más en antena. Sopesa el taladro y la sierra de calar mientras deambula por los pasillos de la casa consistorial. Medita sobre las ventajas de la llave allen sobre la llave inglesa. Si es mejor el conglomerado hidrófugo o recuperar la formica que ahora es un must en la decoración vintage. Todo vuelve, hasta Leroy, aquel chaval bailongo que sudaba la fama en la serie del mismo nombre y que hacia saltar virutas con sus coreografías sobre un suelo lleno de serrín. Vuelve un manitas en casa

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…