Ir al contenido principal

JAÉN XP


Comienzan las clases del nuevo curso. Las pizarras y borradores se desempolvan  y los escasos árboles de las ciudades se aprestan a dejar caer la hoja. Caduca el verano y las fechas de consumo preferente de las obras públicas. Las grúas, algunas, son como los yogures que se tomaba Arias Cañete sin mirar la tapa. Se nos va pasando el arroz y en el 2014 las cigalas tampoco las vimos en la paella presupuestaria. Un guiso aliñado con postura de alta cocina y esferificación de partidas desestructuradas. Ropa vieja adornada con hidrógeno líquido para ocultar, con la humareda, que las ostras son almejas disfrazadas con el collar de perlas que (consulte este diario a diario) se van dejando caer para no perderse en el camino que lleva, sobre todo, a su parte. Y yo por la mía, en mi ingenuidad, tras el húmedo gesto del alcalde de Jaén creía que esto se iba a ir llenando de videos caseros de peña fetén mojándose hasta las inglés por una buena causa. Ya me frotaba los bigotes del ratón a la espera de que cayeran los quesitos en el yutube. Las peliculillas de fulano, zetano, mengano y hasta trajano chorreando, tiritando como tiernos cachorros tras caerles el chubasco. Gente sobresaliente compitiendo por el tamaño de la cubeta y por el grado de congelación… pero mi gozo se ha caído en un pozo del que nadie quiere sacar el agua gélida para mojarse los lomitos, soltar la pasta y que no falten fondos para seguir con la investigación sobre el ELA. Yo, hasta esperaba la celebración de un pleno acuático: si el jefe se moja la tropa también y ya puestos a enfriar agua que no faltara para los de los bancos contrarios. De esa manera servirían de paradigma del remojón a los munícipes limítrofes y demás barandas de la cosa. Darle vidilla al asunto ahora que los chavales regresan al colegio y el aire, marrón de otoño, se cuela por las ventanas abiertas que se abrieron; al menos eso dijo la Presidenta; hace un año. Estamos en un nuevo tiempo en el que las cortinas flamean libres sobre la verde campiña del Windows XP. Sistema operativo al que ya no le dan soporte y que aguanta en solitario, eso pretende antes de quedarse colgado y tener que resetear, con los nuevos presupuestos en 64 y 32 bits y en multiplataforma para sostenerse ante el jaqueo de los queremos, podemos, tenemos y ansiamos que hacen de las suyas en territorio Linux y con código abierto. Ya lo ven, o quizás no, pero septiembre dio la vuelta a la esquina agosteña y casi se promedia. Así las cosas calendarias continuamos sin ver a los albañiles en las obras, todavía a medias, que están pendientes del andamio que se levantó a golpe de programa electoral. Al final de todo este asunto va a tener razón mi amigo, sueco de Gotemburgo, que dice que los españoles somos muy especiales, que lo damos todo al principio del asunto y que, según va pasando el tiempo nos vamos desinflando. Y eso, teoriza, se nota en nuestro diccionario de la lengua en el que comenzamos llenado cientos de páginas con palabras que empiezan con la letra «A» y que según avanzábamos en el abecedario nos relajábamos y al llegar a la letra «Z» la despachamos con apenas un folio. Pues lo mismo, asegura, nos pasa con la política, con lo de tirarnos cubos de agua o de apuntarnos, esta vez sí, al gimnasio: «tenéis arranque de caballo y parada de mulo»

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…