Ir al contenido principal

GET BACK

Escribir sobre el regreso de las vacaciones en una provincia en la que miles de sus habitantes están en desempleo se antoja un tanto pretencioso. Por definición las vacaciones es un alto que se hace en el trabajo y si uno no lo tiene de difícil manera podrá cumplir ese requisito. En cualquier caso, hoy es un lunes en el que se hablará mucho de lo del síndrome postvacacional. Comentarios que sirven de fondo a decenas de miles de jienenses que entonan Get Back subidos a la terraza de las estadísticas del paro en la provincia. Una melodía que se oye, distante y lejana, a la que pocos parecen hacer demasiado caso, tampoco, en este lunes en el que dicen que todo vuelve a la normalidad. Jaén, normal, regresa para volver a toparse con los raíles oxidados del tranvía. Un camino de hierro mohoso que desemboca en el túnel de la incompetencia. Vías tiradas a la bartola, morenas de óxido que hoy soportarán más tráfico del habitual. Desde arriba las grúas observan, aburridas de tanto esperar a que llegue Godot vestido de albañil para que las ponga en marcha.
 
Se acabó agosto y con este septiembre que empieza desembarcamos en un periodo que será muy parecido al tobogán kamikaze de un parque acuático. El otoño se vestirá de marrón electoral. Mientras los árboles vaya perdiendo la hoja, las paredes y muros se llenarán de carteles que buscarán el triunfo en mayo del año que viene. Se acerca el domingo en el que hay que elegir nuevos burgomaestres. Así que los agrimensores de la encuesta y la prospección sociológica ya han comenzado a tomarle medidas a la opinión pública. Se trata de un fracking demoscópico. Dime a quién vas a votar y te diré que cumpliré todo lo que os prometí y lo que os voy a prometer a ppartir de ahora. son mensajes que chorrean desde los buzones del bloque de VPO y de los feisbuc y tuiteres de los ciudadanos digitales. 

Los sabuesos ya están tras el rastro de la papeleta. Sus narices ya husmean, huelen los efluvios de las tendencias del voto. Son como sastres cosiendo trajes de oídas. Así que se dedicarán a comprobar si tal o cual candidato tira mucho de la entrepierna del votante. Si éste o aquel mensaje aprieta mucho de la sisa y le puede escocer la sobaquera al respetable. Meditan sobre si el largo del programa electoral es el adecuado para enseñar lo justo. Si el vuelo de la falda es tan prolongado que deja ver las costuras y hasta la bragatanga de la estrategia política. Sopesan, con las boca llena de alfileres, si los mítines están anticuados o son «vintages» como las hombreras del Tino Casal. Analizan  la profundidad del escote, el grado de curvatura del paquete del candidato, el corte de pelo y lo cortos que deben ser los discursos.
 
Es la política en su estado natural, la de la campaña electoral que hoy mismo empieza. Un lunes en el que en la terraza de la oficina del INEM el 30% de parados hacen una versión del You never give me your money. Lo hacen con inglés aprendido en los cursillos de formación que investiga la juez Alaya. Estamos de vuelta. Se acabó agosto. ¡Come together!, over me.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…