Ir al contenido principal

GET BACK

Escribir sobre el regreso de las vacaciones en una provincia en la que miles de sus habitantes están en desempleo se antoja un tanto pretencioso. Por definición las vacaciones es un alto que se hace en el trabajo y si uno no lo tiene de difícil manera podrá cumplir ese requisito. En cualquier caso, hoy es un lunes en el que se hablará mucho de lo del síndrome postvacacional. Comentarios que sirven de fondo a decenas de miles de jienenses que entonan Get Back subidos a la terraza de las estadísticas del paro en la provincia. Una melodía que se oye, distante y lejana, a la que pocos parecen hacer demasiado caso, tampoco, en este lunes en el que dicen que todo vuelve a la normalidad. Jaén, normal, regresa para volver a toparse con los raíles oxidados del tranvía. Un camino de hierro mohoso que desemboca en el túnel de la incompetencia. Vías tiradas a la bartola, morenas de óxido que hoy soportarán más tráfico del habitual. Desde arriba las grúas observan, aburridas de tanto esperar a que llegue Godot vestido de albañil para que las ponga en marcha.
 
Se acabó agosto y con este septiembre que empieza desembarcamos en un periodo que será muy parecido al tobogán kamikaze de un parque acuático. El otoño se vestirá de marrón electoral. Mientras los árboles vaya perdiendo la hoja, las paredes y muros se llenarán de carteles que buscarán el triunfo en mayo del año que viene. Se acerca el domingo en el que hay que elegir nuevos burgomaestres. Así que los agrimensores de la encuesta y la prospección sociológica ya han comenzado a tomarle medidas a la opinión pública. Se trata de un fracking demoscópico. Dime a quién vas a votar y te diré que cumpliré todo lo que os prometí y lo que os voy a prometer a ppartir de ahora. son mensajes que chorrean desde los buzones del bloque de VPO y de los feisbuc y tuiteres de los ciudadanos digitales. 

Los sabuesos ya están tras el rastro de la papeleta. Sus narices ya husmean, huelen los efluvios de las tendencias del voto. Son como sastres cosiendo trajes de oídas. Así que se dedicarán a comprobar si tal o cual candidato tira mucho de la entrepierna del votante. Si éste o aquel mensaje aprieta mucho de la sisa y le puede escocer la sobaquera al respetable. Meditan sobre si el largo del programa electoral es el adecuado para enseñar lo justo. Si el vuelo de la falda es tan prolongado que deja ver las costuras y hasta la bragatanga de la estrategia política. Sopesan, con las boca llena de alfileres, si los mítines están anticuados o son «vintages» como las hombreras del Tino Casal. Analizan  la profundidad del escote, el grado de curvatura del paquete del candidato, el corte de pelo y lo cortos que deben ser los discursos.
 
Es la política en su estado natural, la de la campaña electoral que hoy mismo empieza. Un lunes en el que en la terraza de la oficina del INEM el 30% de parados hacen una versión del You never give me your money. Lo hacen con inglés aprendido en los cursillos de formación que investiga la juez Alaya. Estamos de vuelta. Se acabó agosto. ¡Come together!, over me.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…