Ir al contenido principal

EN PENUMBRA


Una cosa es que la diosa de la Justicia tenga que ser ciega y otra muy distinta que sus ayudantes no vean tres en un burro, sobre todo si el burro acaba de ser robado y los tres jinetes que lo cabalgan son los presuntos cuatreros.  Viene esto que les escribo a cuento de lo que dicen los sindicalistas, del CSIF para más señas, sobre las luces que hay en las dependencias judiciales. Son pocas, escasas y flojas en potencia. Tanto es así que, de los 26 puestos de trabajo que han medido los que saben de la cosa, tan sólo en uno se ve bien. En el resto los «lux» (que nada tienen que ve con el mítico jabón de las estrellas que le dejaba la cacha reluciente a la Raquel Welch) están muy por debajo de los mínimos necesarios para ver, aunque sea, la parte más sobresaliente del burro anteriormente citado y que no necesariamente tiene por que coincidir con la punta de las orejas.

Tal es la penumbra, aseguran, que muchos funcionarios de Justicia se están quedando como la ídem. Así que más vale que instalen algunos velones o tocones de cirios, de los que sobraron en la celebración de la Pascua, para que el probo trabajador de la administración de Justifica no se confunda; con la tiniebla; al pulsar la tecla del «enter» con la «del». Que no es lo mismo entrar que salir de la trena.

— ¿Y me dice usted que soy libre? Pero si acabo de entrar hace tres minutos
—A mi que me registren. En la pantalla del ordenador dice que su condena ya ha terminado. Así que no me entretengan que se me hace cola en la garita

—…
Para impartir Justicia hay que ver bien. Hay que ver muy bien lo que pone en el documento del Word que se manda a la impresora. Si es necesario poner unos cuantos «leds» (que son muy sostenibles y que dan para un par de fotos con el consejero de turno dándole a la perilla del flexo nuevo) pues que los coloquen para evitar que manden las citaciones del juez a domicilios equivocados.

—Buenas que traigo una citación judicial para el Sr, Peláez
—Ya, pero aquí no vive ese tal Peláez, y además esto un cajero «abandonao» de Caja Madrid
—¿No será usted el sr., Peláez que se quiere escaquear no?
—Que va yo me llamo Mauricio y vivo en la calle desde que la prima de riesgo se puso al rojo vivo
—Bueno pues si ve usted al sr. Peláez le dice que lo estamos buscando para que firme lo de la herencia
—¿No le valdría yo? de todas maneras dicen que el «juzjao» están a media luz y ya se sabe que casi de noche todos los gatos pueden ser un Peláez. Así «usté»  no da mas vueltas y me hace un favor que aquí van a poner una franquicia de yogures congelados y mañana me desahucian de los cartones
—Hombre no se preocupe que al final todo no es tan oscuro y ya se ve la luz al final del túnel. Lo dice mi compañero de oficina cada vez que mira por la ventana.
— Yo lo veo negro, negro
—Pero hombre de Dios con la de luz que le entra a usted por el escaparate, ya quisiéramos nosotros todo estos «lux» de los que usted disfruta. Y recuerde si ve al sr. Peláez le dice que tiene una cita pendiente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…