Ir al contenido principal

EN PENUMBRA


Una cosa es que la diosa de la Justicia tenga que ser ciega y otra muy distinta que sus ayudantes no vean tres en un burro, sobre todo si el burro acaba de ser robado y los tres jinetes que lo cabalgan son los presuntos cuatreros.  Viene esto que les escribo a cuento de lo que dicen los sindicalistas, del CSIF para más señas, sobre las luces que hay en las dependencias judiciales. Son pocas, escasas y flojas en potencia. Tanto es así que, de los 26 puestos de trabajo que han medido los que saben de la cosa, tan sólo en uno se ve bien. En el resto los «lux» (que nada tienen que ve con el mítico jabón de las estrellas que le dejaba la cacha reluciente a la Raquel Welch) están muy por debajo de los mínimos necesarios para ver, aunque sea, la parte más sobresaliente del burro anteriormente citado y que no necesariamente tiene por que coincidir con la punta de las orejas.

Tal es la penumbra, aseguran, que muchos funcionarios de Justicia se están quedando como la ídem. Así que más vale que instalen algunos velones o tocones de cirios, de los que sobraron en la celebración de la Pascua, para que el probo trabajador de la administración de Justifica no se confunda; con la tiniebla; al pulsar la tecla del «enter» con la «del». Que no es lo mismo entrar que salir de la trena.

— ¿Y me dice usted que soy libre? Pero si acabo de entrar hace tres minutos
—A mi que me registren. En la pantalla del ordenador dice que su condena ya ha terminado. Así que no me entretengan que se me hace cola en la garita

—…
Para impartir Justicia hay que ver bien. Hay que ver muy bien lo que pone en el documento del Word que se manda a la impresora. Si es necesario poner unos cuantos «leds» (que son muy sostenibles y que dan para un par de fotos con el consejero de turno dándole a la perilla del flexo nuevo) pues que los coloquen para evitar que manden las citaciones del juez a domicilios equivocados.

—Buenas que traigo una citación judicial para el Sr, Peláez
—Ya, pero aquí no vive ese tal Peláez, y además esto un cajero «abandonao» de Caja Madrid
—¿No será usted el sr., Peláez que se quiere escaquear no?
—Que va yo me llamo Mauricio y vivo en la calle desde que la prima de riesgo se puso al rojo vivo
—Bueno pues si ve usted al sr. Peláez le dice que lo estamos buscando para que firme lo de la herencia
—¿No le valdría yo? de todas maneras dicen que el «juzjao» están a media luz y ya se sabe que casi de noche todos los gatos pueden ser un Peláez. Así «usté»  no da mas vueltas y me hace un favor que aquí van a poner una franquicia de yogures congelados y mañana me desahucian de los cartones
—Hombre no se preocupe que al final todo no es tan oscuro y ya se ve la luz al final del túnel. Lo dice mi compañero de oficina cada vez que mira por la ventana.
— Yo lo veo negro, negro
—Pero hombre de Dios con la de luz que le entra a usted por el escaparate, ya quisiéramos nosotros todo estos «lux» de los que usted disfruta. Y recuerde si ve al sr. Peláez le dice que tiene una cita pendiente.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…