Ir al contenido principal

¡A MÍ LA LEGIONELA!



Menudo charco en el que se han metido. Las fuentes de Jaén están infectadas. Eso es lo que dicen las fuentes socialistas que han bebido de fuentes microbiológicas bien informadas. Otras fuentes, las de los populares, es decir las del PP, aseguran que sólo manan falsedades de esos papeles que han sido mojados en los pantanos de la manipulación y la tergiversación. Que están pisando unos charcos equivocados. Entre tanto los surtidores, húmedos de contentos, salpican, en gracioso y esforzado arco, el aire de la ciudad con amenazas de denuncias. Los juzgados van a chapotear entre los folios, cruzados ya acusadores, de los que se señalan con el dedo, mojado por la tinta fresca, con el que han firmado los consejos de asesores y equipos jurídicos.
¡A mi la legionela! gritan desde una trinchera. ¡ a mi la espartanos del cloro y la lejía! gritan desde la otra zanja. También aparecen, al olor de la gresca y el rumor de aguas bravas animadas por billones de insidiosos microorganismos. L E.Coli. la reina del imperio fecal y miasmático. La emperatriz de las fuentes ornamentales cuando dejan de serlo para convertirse en foco de enfermizo color orín. Algas, ovas y verdín.

—Mascarilla y cuerpo a tierra. Qué nadie se moje.
—Eso no me lo dice usted a la cara y delante de un juez. Le vamos a lavar el teclado del ordenador con algicida que lo tienen perdido de malsano moho. El mismo que les brotó cuando perdieron las elecciones y todavía sangran por ese caño
—A que te doy con una inspección en toda la pileta.
—A mi, a  mi no me tocas tus las piletas basándote en un escrito más sospechoso que…
—… paso ¡señores! que vengo de Albanchez y esos pergaminos nos pertenecen.
—¡Te denuncio!
—¡Os denuncio!
—¡Nos denunciamos!


El ruido continua mientras surtidores, caños, estanques, pilones y albercas siguen a lo suyo en la ciudad. Los gorriones se lavan haciendo topless aviar. Los perros se alzan sobre dos patas y sobre la permisividad de sus dueños y lamen los caños, grifos y boquetes en los que la chavalería ha metido palos de polo, trozos de globo y cartones para que, al pisar el botón, el chorro salte bien alto como estas polémicas, políticas, analíticas, microscópicas, empresáricas, partidíticas, interesádicas, gratuíticas y legionélicas. Realidad la de este Jaén esdrújula como los ánades y ánsares del estanque de los patos; que dicen desde el ayuntamiento; o de los pastos para las bacterias que dicen desde la oposición. ¡Agua va! ¡agua viene! según les conviene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…