Ir al contenido principal

EFECTO FITUR



En unos días esta páginas se llenaran de asuntos turísticos. De reafirmación interior y paradisíaca.  Es el efecto «fitur». Es el trastorno anual que sufre la clase dirigente que se desvive por detener a los que pasan, velozmente, por la A-4 para que miren, vean, se queden un rato y gasten algo que andan las cosas malejas por esta tierra. Cada año por estas fechas el turismo activo, el «know-how», las singularidades de la tierruca y el aceite, y el vino, y el castillo, y la romería y las procesiones se imprimen miles de veces en folletos que se repartirán, a manos llenas, en los mostradores con los colores de Jaén en la Feria Internacional de Turismo que se celebra en los madriles.

Fue allí, en uno de esos fitures de oropel y dispendio de los años noventa en los que tuvo lugar la recordada «Toma del stand de Huelva». A los paisanos de Onuba se les ocurrió dar un degustación de gamba blanca con guarnición de jamón ibérico y claro… la multitud asaltó los mostradores. Eran otros tiempos. En la moqueta fiturera se codeaban Julio Iglesias, dando perfil bueno en el stand de la Costa Valenciá, con el orondo Jesús Gil en la arcadia marbellí de cartón piedra que se construyó en el parque Juan Carlos I. La Rosa de España con el Bisbal y una patulea de famosos que cargaban con las bolsas «vips» del merchandising. El resto de la peña pedía pines para completar la colección y las oficinas de turismo ungían las cabezas con sombreros de paja y gorras de viserilla. En Jaén se repartían botellitas de aceite de oliva y los alcaldes de los 97 pueblos buscaban la foto con los barandas de la cosa turística. Consejeros y consejos. Degustaciones y presentaciones de guías de senderos. Reales y figurados.

Ahora son otros tiempos. Más austeros. La cosa se enfoca más al negocio y menos al ocio, salvo que sea el que pague el forastero cuando se alquile un hotelito en la provincia. Los focos ya no hacen sombra a tanto político en las crónicas de nuestro enviado especial a la capital de España. Famosos de medio pelo, cuando no careciendo del todo de él, se pasean en busca de micrófonos y una cámara que les devuelvan el fulgor perdido.

Pero el asunto está en la economía y en los euros que siguen pasando de largo por las autovías. Hay que detenerlos a fuerza de tapas, monumentos, caza, piedras, historia y tradición. Jaén sigue siendo un paraíso interior y los que van y vienen, todavía con más velocidad desde que apañaron lo de Despeñaperros, por la A-4 no se paran en número suficiente para descabalar la balanza de pagos a nuestro favor y en contra del platillo del debe. «Debemos generar sinergias» retumbarán los altoparlantes en las salas de aglomerado mientras la megafonía repite la matrícula de un coche que estorba en la cercana Avenida del Partenón.




Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…