Ir al contenido principal

JAÉN SE MUEVE



Jaén se mueve. Sí, se mueve pero sólo en el sentido literal de la palabra. La tierra tiembla y retiembla en los alrededores de la Torre de Don Pero Gil y los reiterados sismos ponen de manifiesto que la provincia sólo se desplaza en el sentido real y no en el económico.

Sin embargo ese desplazamiento en el resto de las direcciones; las conceptuales; y a tenor de lo que escupen las estadísticas diariamente ponen de manifiesto que seguimos parados. Frenados por encima de nuestras posibilidades y de las de 70000 personas por lo menos que van cumpliendo trienios con el cartoncillo del paro en la mano.

Jaén está detenida sin que movimientos, que presumían de ser gubernamentalmente telúricos, hayan sido capaces de sacarnos de la falla en la que estamos sumidos. Falla de la escasa contratación. Falla de la realidad que se empeña en desmoronar los muros de contención hechos de titulares. Nos falla hasta San Andrés bendito que desoye las plegarias de los que sigue acumulando curriculums sin respuesta en la bandeja de salida del jotmeil.
Mientras las placas tectónicas chocan por debajo del hogar de los torreperoxileños. Vaivén ciclópeo que pone vectores en los pliegues de la corteza terrestre en contraste con las energías que se destinaron a mover la economía provinciana con la fuerza anticlinal del Activa o la pujanza sinclinal del Estratégico. ZAES, reindustrializaciones y demás planes y plenos que vinieron a intentar quitar el freno pero las cosas siguen encalladas en las orillas del magma de la vacuidad.

Las arrugas del manto a dura penas tapan la realidad de Jaén. Una provincia en la que la tierra se ha puesto a temblar al ritmo de Richter. Entre tanto unos se acuerdan de Keynes y otros de Adam Smith. Una eterna discusión que se aleja del epicentro del asunto diario que preocupa a la gente . Gente que tiembla cada vez que no puede llegar a final de mes. Jaén se mueve, sí, pero por el momento al ritmo de sismógrafo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…