Ir al contenido principal

GIRIBAILANDO TESOROS



Los güasaps están que echan humo. Es la manera en la que ahora las gentes se calientan las manos ante el frío que nos ha vuelto a dejar helados en esta provincia de extremos: o te cueces o te congelas. No hay término medio ni Aristóteles que te crió ni termómetro que te mate. Pero como te cuento, probo lector, los telefonillos echan chispas con lo que ha ocurrido con el tesoro de Úbeda y el tesoro; este otro arqueológico; del Giribaile.
 
Los unos por los otros los tesoros sin barrer. Cuando no es un facineroso que arrambla con la taleguilla ubetense repleta de monedas de oro se trata de un peñasco que se desploma sobre un oratorio visigótico y te deja hecho un “cristo” uno de los yacimientos arqueológico más fetén de todo el territorio provinciano.  O sea paisanos que estamos más vendidos que la cosecha de aceite de este año.
 
Basta que te metan la palanca entre el marco y la hoja y salte la caja de caudales sin que las Webcams graben ni se cosquen de lo que rula por su barrio.  Así que las 182 pirulas de oro que datan del siglo XVIII seguro que ya están en la cazoleta y en la trastienda de un “ComprOro” de matute para hacerlas lingotillos y sacarse unas perras. Que el arte mola, y más si es del XVIII, pero más molan unos cuantos "binladen" para aliviarse la golilla que te aprieta el gaznate como el cansino de la caja de ahorros. El mismo que te da con el garrote, más vil que nunca, de una hipoteca atornillada al aval de tus padres.
 
Así las cosas basta con que un peñasco de los de toda a vida se deje caer. Una peña de Damocles, ¡lavín que peña!, que pendía desde hace siglos sobre el oratorio va y que se descuelga obedeciendo a la fuerza de gravedad. Se tira al vacío  desoyendo los rezos de los responsables de la cosa pública que se encomendaban al patrón de los retrasos. Plegarias que pedían que la roca rodara en el mandato de otro.
 
El yacimiento del Giribaile, el mismo que se quería engarzar en las joyas de la corona del turismo más Know-How, se ha derrumbado sin pedir permiso y dejando las calzas y los huecos al aire. El que venga atrás que arreé y rocandrroll, que mascullaba el Coronado en la peli del Urbizu. Otro día hablaremos de si Vandelvira, hoy en día, encontraría trabajo como arquitecto en la provincia o tendría que emigrar a Alemania a retocar la seo de Ulm,… hummm..., hummm..., habrá que decirle que se abra un Skipe para ahorrar en conferencias.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Nunca, caro Agudo, las autoridades han podido, sabido o querido guardar bien nuestro pasado.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…