Ir al contenido principal

SOY UN PROGRE HOMBRE

Lo admito. Soy un progre. Siempre lo he sido y siempre lo seré aunque mi actitud vital me cause problemas con el resto de la sociedad, esa pandilla de neocoms y derechones que le niegan el pan y la sal a los pájaros de la libertad que llevan en su pico palabras de esperanza e igualdad a todos los pueblos en sus alas multiculturales y sostenibles ya que se impulsan con el empuje del inagotable soplo del Eolo.

Cada mañana en el trabajo, siendo coherente con mis postulados, saludo a mi jefe y le digo:

Hermano, tuya es la hacienda el caballo y la pistola, Pero mía es la voz antigua de la tierra. ¿Y cómo va a recoger el trigo y alimentar el fuego si yo me llevo la canción?.

-Desde luego Agudo más vale que dejes de usar camisa de tirilla y pantalón de pana. Anda coge la moto y ve a por el correo.

Pero eso a mi no me arredra voy a lomos de mi Scooter y pregunto a los 4 vientos:

¿Es que en las calles y plazas de Andalucía ya no queda nadie más que el poeta?

Con puño de hombre doy gas y adelanto a otros hombres, pero ¿dónde los hombres? ... haciendo preguntas retóricas soy un hacha... libertaria claro.

Soy un progre y como progre jamás uso casco, la que fuera densa melena sigue libre de ataduras, más rala pero inasequible a la alopecia y a las multas de la represora policía del régimen municipal que no paran de reprimir mi derecho de ir sin casco.

Reivindico mi derecho a usar vaqueros acampanados y bufandas con bolsillos. Le digo a mi barbero que atuse mi barba y que mantenga el corte Serrat, Corto por delante y muy largo por detrás. Siempre quedo a las 4 y 10 para ir al cine y abogo por el hombre nuevo, el hombre nuevo de España cantando y no dando el cante.

Soy un progre hombre, un heterodoxo, un tipo con pósters del ché y Bertold Brecht y una foto en bikini de Joan Báez en una estanteria de obra… de obrero y español discutido y discutible

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
¡Ese es mi Agudo!
Antonio Agudo ha dicho que…
No me digas que tú no tuviste una bufanda con bolsillos y camisa de tirilla
Armenteros ha dicho que…
Aún tengo una camisa de tirilla.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…