Ir al contenido principal

EL POYETE

Esta es "El Poyete" la columna que publica hoy el Ideal de Jaén:


Una señora se me cuela en la cola del mercado y cuento hasta DIEZ. Un tipo me enseña el dedo corazón desde su coche y lo acompaña con un largo mugido del claxon y cuento hasta NUEVE

La chica rubia que se bajó en el tercero me dejó clavado el tacón en el juanete del pie izquierdo mientras me miraba como si yo hubiera sido el que le pellizcó la nalga y cuento hasta OCHO. Estoy acabando la jornada cuando antes de poder guardar el archivo se me cuelga el ordenador. En la pantalla hay una cara que se ríe y me dice: “reiniciar sistema. No se guardarán los cambios”. Los compañeros saludan al irse: adiós “pringao” y cuento hasta SIETE.

Abro el buzón y me cae encima una foto en la que se me ve la nuca a bordo de mi coche. La instantánea la firma una tal DGT y asegura que le debo 400 euros y no se cuantos puntos. Se despide con un consejo “en travesía respete las señales” pero no especifica sin son las del cielo o las de la tierra y cuento hasta SEIS.

Subo hasta el rellano y cuando me busco las llaves en el bolsillo recuerdo que están en un bolsillo, pero del abrigo que me dejé en la oficina con las prisas por salir antes de que llegará el turno de la limpieza y volvieran a decir, con el mocho en la mano, “siempre le toca al mismo…pobrecillo” y cuanto hasta CINCO cuando sale mi vecino y me dice “pues te la hinco”.

Toco al timbre para contar hasta CUATRO en el piso pero no me abre nadie. Se apaga la luz de la escalera y buscando el maldito interruptor tocó varios timbres asi que me escondo para no dar explicaciones de nuevo, es la enésima vez que me pasa. La primera se la tomaron bien, pero a la sexta ya me dijeron que dejará de hacer gilipolleces y tengo que contar hasta TRES.

Busco un cigarrillo para serenarme y recuerdo que ya no fumo y cuento hasta DOS. Bajo hasta la calle y se pone a llover y cuento hasta UNO cuando veo que mi coche tiene una rueda floja. Me voy al banco a pagar la factura del móvil de mi niña que ha venido devuelta y después de una hora y media esperando mientras leía folletos de sartenes de culo de teflón y robots de cocina; qué coño harán estas cosas en un banco me pregunto; el cajero me dice que para abonar ese recibo tengo que ir un jueves acabado en número par, cuando la luna se sitúe en el perihelio de Fobos en contraste con el acimut de Deimos. Vamos que no me cobra por ignorante astronómico y por no ser cliente de toda la vida… así que resoplo, me acuerdo de unas cuantas madres por lo bajini y cuento hasta CERO

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…