Ir al contenido principal

COLGANDO COMO RENATO

Hoy he comenzado a publicar en IDEAL de Jaén una columna de opinión. He aquí la primera:

Los alcaldes de esta provincia, supongo que en el resto del Estado como ahora gustan de llamar a España, andan como Renato un equilibrista que se cruzaba la plaza del ayuntamiento de mi pueblo a 10 metros de altura circulando por un cable de un dedo de grosor montado encima de un ciclomotor. Así andan, mejor dicho, así deben colgar los jefes de los municipios dándole gas al vespino para no caerse en el impago de las nóminas de sus trabajadores y zarandeados por los vaivenes presupuestarios que tan fuerte soplan ahora.

Menos mal que están en periodo electoral y eso les insufla energía e imaginación suficiente para ir pagando los jornales y que las deudas no les comprometan y les metan su papeleta en las urnas del 22 de mayo. Mes que se prevé florido y hermoso a tenor de las lluvias que nos traerá abril y los aires del marzo ventoso que ha levantado las alfombras de unas casas consistoriales que, cuando tengan nuevos jefes, se las van a ver y a desear como la familia Bellamy en su mansión de Eaton Place, para llegar a final de mes.

Un arriba y abajo de la economía que va a poner en un brete, como los de Renato cuando hacia como que se caía para darle emoción al número funambulista, la continuidad de unas arcas municipales lastradas por la enorme servidumbre de las plantillas que han ido engordando con la fiesta de la contratación. Ayuntamientos que prestan servicios que van de prestado, ya que no les dan dinero suficiente. Tendrán que ir abandonando las manías y costumbres de antiguos ricos dando de baja a los I-Phone y recuperando los viejos Alcaltel.

El dinero que hay es el que hay y si las diputaciones, la Junta o el Gobierno no lo sueltan; aquí no funciona lo del Gior que con un poco de pasta basta; los regidores lo tienen más crudo que el protagonista de Walking Dead. Se van a convertir en una especie de zombis municipales en busca de fondos vivos para alimentarse y que su presente no se convierta en un muerto sin futuro. En fin Renato sigue dando gas y desafiando al vacío. Los alcaldes también penden de un delicado equilibrio político para poder pasar luego la gorra entre el respetable que llena la plaza en busca de trabajo y a los que lo único que les queda es el voto.

Comentarios

@_________________@ ha dicho que…
MUY BUEN ARTÍCULO PARA COMENZAR TU ANDADURA EN EL IDEAL.

LO QUE MÁS ME HA GUSTADO ES LA GRAN CANTIDAD DE REFERENIAS DE CULTURA POPULAR QUE UTILIZAS DESDE EL "GIOR" A WALKING DEAD.

ENHORABUENA

MIGUEL ÁNGEL PEREA

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…