Ir al contenido principal

LLOVIENDO PIEDRAS

Este articulo tiene ya unos cuantos años y me he dado cuenta de que sigue sirviendo hoy. Sólo le he cambiado el nombre al mes

No hace falta ser meteorólogo, ni estar asomado al ventanuco del Meteosat para saber lo que se nos viene encima. No es necesario consultar al oráculo de Delfos, llamar a la “hotline” de Rappel o eviscerar un carnero para señalar que el granizo se acerca. No hace falta buscar la cabaña de la sortiña en el brumoso bosque para que nos lea los posos del café o que el “crupier” del casino del futuro nos eche las cartas. La suerte está echada y habrá que ponerse a cubierto porque comienza la caída de las Primeras Piedras. Pedrisco que comienza azotarnos con su descarga de altos cargos encasquetados y haciéndole la bola gorda a La Bellota y Casals. Marcas que hacen acopio de herramientas para hacer frente a los pedidos que ya están llegando a sus almacenes: “Dos palas para inaugurar ese parque. Un palustre fino para que el subsecretario recorte el mortero. Un legón para que el alcalde arrastre toda la tierra hacia el hoyo. Un pico para que nadie se quede sin hablar ante los micrófonos. Una partida de paneles serigrafiados con croquis y alzados con obras de tarifa plana, que lo mismo sirven para una carretera que para un teatro. 20 cascos para cabeza de consejero o similar. 45 pares de botas de seguridad, de puntera de acero, para que los pies se resguarden si cayera antes de tiempo la primera piedra. 2 kilómetros de cinta con la bandera de Andalucía y otros tantos con la española, que nunca se sabe lo que puede dar de sí esta granizada. 8 carpas para ágapes en mitad de la nada donde nada hay aún, pero ya verán como cae el granizo. 7 tijeras, de las buenas, para que se corte la cinta a la primera y una bandejita de plata para transportarlas. Y me añade, por lo que mengüe, unos monos de trabajo y unos “tupper ware” para hacer bonito y que estamos cerca del pueblo”.

Ya comienzan a caer las rocas. Un granizo que se precipita sin chispear antes. Graniza con ganas. Nos apedrean con las Primeras Piedras. Esta es una lapidación en toda regla y todavía, bajo el chaparrón pétreo, hay que pegar los carteles con sus caras de piedra, de hormigón, de cemento armado, de talocha y asperón.

Lo único bueno de todo este meteoro es que se venderán más periódicos. La demanda sube ya que se compran los diarios del día para meterlos en la “litofiebre” que los ateza, de tanto andar al aire libre. Paletas endomingados. Madre mía ¡que peña!, ¡qué peñazos!. Lo que está aún por caer hasta el mayo que viene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…