Ir al contenido principal

¿QUÉ ESTÁ PASANDO AQUÍ?

Hay cierto olor a descomposición flotando en este aire gélido del mes de diciembre pese a que la ortodoxia climatológica insiste en el calentamiento de la bola del mundo que se empeña en girar a la derecha. El Quinto Elemento seguirá siendo una película de Bruce Willis y en los pantanos y embalses de Jaén los lucios seguirán como estaban sin que planes de desarrollo agiten los lodos del fondo. El Guadalquivir sigue, aguas abajo, en busca del mar sin tener en cuenta que los “iban a poner en valor”.

Los viernes ya no de dan de comer a los periódicos el sábado y las ofensivas de los generales apenas se quedan en genéricas vaguedades sobre géneros textiles y sexuales. Los linces, en contradicción con las órdenes recibidas, se siguen muriendo del riñón y la próstata y los quebrantahuesos se empeñan en comer con cubierto y a mesa puesta.

Los viejos trenes que viajaban hacia el norte con Sabina de polizón siguen siendo viejos y en las carreteras las urracas y los arrendajos comen restos de conejos y liebres atropellados por los coches oficiales que se cruzan con furgonetas cargadas de trozos de historia y de piedras expoliantes de la piel de la cultura desguardada y abandonada.

Las hogueras queman papeles llenos de nombres y las listas abonan los hogares de las chimeneas políticas. Los ciudadanos dejan de fumar porque el médico les dice que no pueden pagar más y aparcan el coche por el consejo de la DGT antes las placas de derrape en las placas de hielo en la subida constante de los precios del carburo y del hidro que nos hacen un masaje extenuante en la economía.

El tipo que venía a dar mítines ante el arrobo de miles de personas declara la alarma y los vencejos y las fochas se alarman ante tanto silencio en las nubes y en los despachos enmoquetados donde susurran voces nerviosas: ¿pero qué coño está pasando? ¿esto cómo cojones se arregla?

Comentarios

Pastor ha dicho que…
Qué fue del siglo XX.
Juande Palacios ha dicho que…
Maderaaaa, más maderaaaa.... esto es la guerra¡¡¡¡ (hermanos Marx
Armenteros ha dicho que…
Tiendo a pensar en estos días, será por la fecha, que la especie que se considera más inteligente del planeta es un minúsculo punto en el devenir universal, que hagamos lo que hagamos el cosmos seguirá su curso, y que cada uno de nosotros está condenado a la extinción cuando su corazón deje de bombear. Ahí se acabarán las pamplinas.
Luis SB ha dicho que…
Me gustaria ser mas optimista que todo esto que dices. Ya se empiezan a ver despuntes de cambios en la forma de hacer politica. Hay generaciones latentes que ya no se conforman con lo que hay, saben que se puede ir a otro sitio. Digamos que esta en ciernes una re-evolucion democratica que, eso si, necesita de la implicacion de todos.
Antonio Agudo ha dicho que…
Querido Armenteros decía mi abuela que "tanto bregar p´á luego ná" en fin cuando se acaba la cuerda se acaba.

En cuanto a lo que comentas Luis hay algo que, efectivamente, parece moverse en la política. El cemento que mantenía la casa en pié era el dinero y la falta de monetario abre grietas en los partidos... cuando la pobreza entra por la puerta el amor salta por la ventana al grito de ¡¡¡más madera, pero para mí dejarme lugar en las listas!!!.

en fin amigo Pastor que Discépolo nos ilumine

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…