Ir al contenido principal

VIAJAR ES PARA SEÑORITOS.

VIAJAR ES PARA SEÑORITOS

Tengo la teoría que este asunto de las vacaciones es un invento para amargarnos la existencia a la mayoría de los mortales y que una minoría, la que parte el bacalao con el filo de su Visa platino, se siga sintiendo por encima; mas que del bien o del mal; sobre la chepa de los que aguatan las colas en los atascos, la arena en la paella de chiringuito y las picaduras de la medusa común.

Y es que las vacaciones son un generador de frustraciones por que siempre serán demasiado caras, demasiado cortas, demasiados frías o demasiado cálidas, demasiado cercanas, con demasiados niños, con demasiadas suegras y, lo que es peor, con demasiado urgencia al constatar que el sol que iluminaba al tipo del folleto te ha dejado el cogote chamuscado, la palmera apenas es sombra de su sombra y el mar está tan lejos del apartamento que hay que contratar un guía para llegar al bosque de sombrillas y al pantano del bronceador.

Y que me dicen de la montaña, esa cabaña de troncos está llena de termitas que lo llenan todo de un zumbido de aserrín aserrán por las noches. Los grillos no frotan sus élitros para cantarle a la noche estrellada, más bien nos golpean con sus patas para darnos el coñazo y colaborar con sus colegas los mosquitos que tiene el tamaño de un bombardero Junker. Además la piscina que fue fotografiada azul celeste es, realmente, de un verde ova con millones de renacuajos de la ranita de san Antón emponzoñando sus aguas en las que habitan especies invasoras como el mejillón cebra o el cangrejo rojo americano.

Si amigos las vacaciones son un fraude, mientras los ricos están en la Polinesia a la sombra de unos volcanes y unos cocoteros desde donde caen estrellas del rock y pensamos que el año que viene, en lugar de la Manga nos marchamos a la Polinesia para descubrir lo duro que es caminar sobre lava ardiente, lo que muerden los jejenes y que tampoco hay tapa en lo cañizos aborígenes.

Y los muy ricos se reirán de nosotros viajando por el espacio, ingrávidos en hoteles orbitales sabiendo que cuando nosotros subamos a la luna será para barrerla.

Otro día les hablaré del reuma que dan los Chateux franceses, del ataque de las palomas en la plaza de San Marcos, de lo mal que huelen los canales en Ámsterdam y que en los baretos de la ruta 66 no saben tirar bien una caña y desconocen el pincho de tortilla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…