Ir al contenido principal

LA VIDA NO TIENE TRUCO.


Pues no. No valen dobles fondos, mangas con bolsillos interiores, baúles con cajones secretos, palomas contorsionistas y conejos blancos huyendo de Alicia. El tema, el asunto, la cosa, el rollo de vivir no tiene trampa ni cartón, ni truco, ni almendruco y a quien dios se la da San Pedro se la bendiga y búscate la vida por donde doble tu esquina que los tragasables no son de broma y los escupe fuego te pueden echar el aliento en el cogote.
Por que cuántas veces han intentado ustedes decir aquello de: abracadabra pata de cabra para que acabara el tormento y los nubarrones desaparecieran de ipso facto. Sin embargo la cabra ni su pata, ni la abracadabrante palabra no echaron una mano y el pedrisco siguió cayendo.
Seguro que luego intentaron sacar del bolsillo los polvitos mágicos y con dos pases de la mano al grito de: pìm, pam pum bocadillo de atún hacer desaparecer la angustia y la depresión. Tampoco funciono.
De la misma manera son inútiles otros recursos semánticos como: Zalacazim, zalacazam, nada por aquí nada por allá, un dos tres el pollito inglés y OH, ahora quien podrá defenderme. Se han mostrado inservibles ante la cruel realidad que se empeña en demostrar que si a uno lo meten en una caja y lo parten por la mitad con una sierre mecánica, no es capaz de unir los pedazos ni el doctor House a bastonazos. Tampoco queda muy real que un tipo con chaqueta de lentejuelas transforme papeles de periódicos en billetes de 20 euros y se empeñe en cobrar entrada, en lugar de pedir el Marca en la taquilla y pagar en el súper con las páginas de cultura de La Razón.
Hace tiempo que la barba de la mujer barbuda es autentica, que el niño-perro de la barraca 6 fue abandonado en una gasolinera hace tres veranos y que el hombre sin cabeza sigue vivo gracias a que la perdió por un amor de juventud.
Hay cosas que la vida no tolera, que la realidad no aguanta. Prohíbe los milagros, la magia, los fenómenos y lo extraordinario… lo curioso es que todo esto se lo está diciendo mi voz que sale de una cajita de plástico en la que me han metido con no sé que truco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…