Ir al contenido principal

ROTONDAS


Cuenta mi colega Poveda, en estas páginas de Ideal, que a partir de hoy se van a vigilar, y de qué manera, las rotondas de la ciudad para que a la gente no se le vaya la olla y empiece a hacer pirulas con los coches y las motillos. Quieren evitar que se sigan tomando a choteo y por donde les salga de la palanca de cambios los carriles de entrada y salida de estas plazoletas. Una rotonda es una cosa muy seria y es también un invento francés que importamos con el fromage bleu, el rimmel o la malafollá parisina. Pero si hemos aceptado de buena gana que el queso tenga tonos de azur de puig, que la sombra de ojos sea un must en cada bolso y lo de encararnos a lo Eric Cantoná con los árbitros de la premiere league, no hemos conseguido ni sabido meter y sacar el coche de manera correcta por una rotonda. No nos entra en la cabeza. La rotonda nos suda el volante. Nos la tomamos a pitorreo. Nos la tomamos al tresillo, al bies, de chaflán, a su amor, de bisectriz o dibujando una recta secante. Con buena y con mala leche. Pero jamás la tomamos bien. Somos unos negados.
Es cierto y hay que asumirlo no tenemos ni repajolera idea de que cómo coño se circula por un rotonda de varios carriles. Nos liamos, nos enredamos y ha habido casos de gente que ha quedado atrapada en el vórtice circulatorio incapaces de salir de la infernal circunferencia. Condenados a dar vueltas y vueltas como un disco rayado siempre en el mismo surco. Así que ojo al parche y a los de meretérica que se van a poner quisquillosos y libreta en mano a dibujarnos la manera correcta de circular por las glorietas. Unos diagramas que, a buen seguro, irán acompañados de la correspondiente sanción por desconocimiento de los giros y tirabuzones legales para atravesar el dichoso invento.
Pero qué es una rotonda se preguntarán muchos de ustedes, pues una rotonda, también conocida como redondel, óvalo o glorieta, es una intersección de carreteras, avenidas o calles. Todas las vías que confluyen en la rotonda están comunicadas entre sí mediante un anillo: los vehículos, de este modo, deben circular alrededor de su centro. Es decir que una rotonda es como Jaén y su provincia. Una cosa redonda en la que desde hace décadas giran los mismos vehículos pilotados por las mismas personas sin saber por dónde ni como salir. Carriles circulares en los que giran eternamente los mismos asuntos y temas pendientes sin que nadie sepa sacarlos del tedio y el aburrimiento giratorio. Circunferencias estériles, vacías y yermas. Glorietas más próximas al infierno de lo inútil. Carriles que llevan siempre a la misma parte. Redondeles cuadriculados de egoísmo partidario y partidista. Aros de humo soplado por unas orugas fumadoras que nos adormecen con sus cuentos de nunca acabar.  Como diría el genial Chiquito: te lo juro por la glorieta de mi madre

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…