Ir al contenido principal

LA FRACTURA DE LA LUZ




Las nuevas preferentes son las facturas de la luz. Me lo dijeron el otro día mientras apuraba un café mañanero. Ni siquiera la chica de la última página del As levantó, en la barra del bar, tanta intensidad en la charla de los parroquianos como el anuncio de que la luz seguiría subiendo, subiendo y subiendo. Cada vez que apretamos el interruptor le abrimos la puerta al sheriff de  Nottingham para que nos esquilme la faltriquera sin que ningún Robin Hood lo frene. Los villanos y los héroes están en los mismos consejos de administración y al bosque de Sherwood lo han convertido en un resort de lujo ecológico. Así que mientras arrecia el frío y se enchufan los calefactores ellos se frotan las manos con las pingües ganancias con las que atusarse el bigote mientras sigamos con el electrodos puestos en los testículos: o pagas o te los corto con una descarga. Y quienes deberían poner coto a estos desmanes andan como los personajes de Stevenson,  Fettes y Macfarlane, repartiéndose el botín, antes incluso, de que nos entierren. Pero como decía mi compadre en el bar: las facturas de la luz son las nuevas preferentes y esto ha comenzado a generar cierto movimiento que podría propiciar que el saqueo, al menos, no fuera tan desvergonzado y a las claras. Que nos lo hagan de una manera más disimulada y sin limpiársela en las cortinas del salón. La gente se está cabreando y eso no es malo del todo. Estar hasta la coronilla o hasta la polla (como a usted le venga mejor) genera cierta energía positiva que ayudaría a ponerle las pilas a los que se nutren de nuestra energía y empiecen a tomarnos en serio, o como Montresor, podríamos emparedarlos como a Fortunato mientras brindamos con amontillado. Razones no nos faltan y a los de la factura eléctrica podríamos unir la decaída salud de caminos, canales y carreteras. La menguante cartera de servicios sanitarios a precios razonables o la necesidad imperiosa de taponar la emigración de nuestros jóvenes a tierras más prósperas y esperanzadoras. Es de chiste, por ejemplo, que los triunfos deportivos más importantes de los últimos tiempos se tengan que celebrar en Ciudad Real, por la falta  de un pabellón de deportes digno. Claro que se podría buscar una solución rápida y barata y que ya se ha utilizado con el aeropuerto de Granada. Se podría hablar con la autoridades manchegas y rebautizar al polideportivo como el Quijote-Arena-Jaén y aquí paz y allá gloria. Y no seguiré dando ideas por si me hacen caso y nos pasa como al juez Joaquín Zarco que tirando de un clavo sacó un calavera y con ella una tremebunda historia de venganzas y bajas pasiones. Apaga y vámonos o mejor deja encendido y nos quedamos. De una u otra forma nos van a fracturar

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…