Ir al contenido principal

CONCIERTO EN LA TERRAZA



El otoño ha traído, además del alivio termométrico al valle guadalquivino, cierto aire a cambio y de fin de época. Es como en el recitado inicial del Señor de los Anillos en los que la reina elfa Galadriel musita, entre sorprendida y enfadada, que «el mundo ha cambiado, lo siento en la tierra, lo siento en el agua, lo siento en el aire». A muchos les parece que estos días son muy parecidos a aquellos en los que los Beatles se subieron a una azotea para cantar «don´t let me down» y hacer mutis por el foro con «get back». Los tiempos están cambiando a tenor de lo que está ocurriendo en el calmo y quieto lago jienense. Knock, knock in the heaven doors. Las aguas, durante décadas estancadas en el control total, se agitan con la caída de rocas en forma de detenciones, denuncias, grilletes, altos cargos imputados, declaraciones de concejales, contratos, amaños, presuntos, sospechas, acusaciones, defensas y una sensación; cada vez más sólida; de que esto ya no es aquel territorio en los que los autobuses tenían alas y los coros y danzas de la oficialidad cantaban «time ist on mi side». Es tiempo de cambio y no sería de extrañar que algún mediano, en estos momentos, vaya camino del monte del destino para destruir el círculo de poder que mantenía a raya a los del concilio que, ajenos, siguen a lo suyo como siempre. La policía, como los bobbys en el swinging lodinense miran hacia las terrazas para averiguar de dónde sale la música que ha venido a desafinar el horizonte de la realidad jienense y enredarlo en los corredores y vericuetos de los calabozos y los juzgados. La melodía de «I've Got a Feeling» flota en las calles y en su letra se habla de cierta sensación, de determinado pálpito, de un mladito augur que avisa de que la realidad es ya otra. Al final el amor que te llevas es igual al amor que entregaste. Me lo dijo un poeta que pasó cerca de este poyete hace un tiempo. Claro que en política la palabra amor tiene muchos significados y no todos son positivos para la operación de dar y tomar. Tampoco los poetas entienden mucho de las cosas del poder. Del autentico poder, de ese que es obedecido sin tener que dar una orden. Que es capaz de hacer cumplir sus deseos antes, incluso, de haberlos tenido. Alguien ha sacado a los grillos de su caja y cualquiera sabe que será imposible meterlos a todos de nuevo. No hay viaje atrás y cuando se quiebra el status quo suena al viejo riff de guitarra del whatever you want. Perry Mason tiene trabajo en Jaén y la crónica judicial va camino de convertirse en una serie de éxito este verano. Lo mismo cuando vengan los periodistas de la capital, la de verdad, se quejen de que seguimos sin servicio de telefonía de cuatro gé por estos lares, pero eso será ya asunto para otro poyete.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…