Ir al contenido principal

LEJANÍAS




El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espeluy. Nos quedamos para siempre con un ramalillo, con un tren modesto, y aquella primera estación adoptó la actitud de “tapón” como si el tren, por otro lado, quisiera impedir la expansión de la ciudad».
Han pasado los años y con ellos llegó un tranvía que jamás ha funcionando y que se ha convertido en otra de esas «vías verdes» para hacer futing. A esta provincia no le sientan bien las vías, los raíles, las traviesas ni los guardagujas. Las estaciones sólo existen en los almanaques y en el recuerdo de los más viejos del lugar. A estas alturas ferroviarias de Jaén Sabina nunca podrían haber escrito ese verso de «aquello viejos trenes que iban hacia el norte». Hubiera viajado, pongamos que a Madrid, en una pava o haciendo dedo virtual desde la cuneta del blablacar. Jaén está perdiendo el tren. El ferrocarril también. Así se titula el documental que en breve se va a estrenar y en el que se reivindica la necesidad de mantener y mejorar este medio de comunicación que descarrila a marchas forzadas y que podría dejar a la provincia como una de las primeras de España sin trenes. Pregúntenle a Jesús Luque, director de esta película el día 15 de septiembre cuando se estrene. Jaén y tren, una consonántica mala relación que ya empezó así de mal en 1881, según relató Rafael Ortega y Sagrista,: «la apatía de las autoridades locales de entonces y la penuria de las arcas impidieron todo festejo. Al entrar en la estación la máquina que inauguraba la línea solo estaban en el andén un policía municipal y un guardia civil». Un primer tren que salió de Espeluy a las cuatro de la madrugada y que llegó a la capital cinco horas después. Aunque algún cachazudo dirá que ahora casi se tarda más. Bueno es que hay cosas que a lo mejor nunca cambian, como lo de tener más primeras traviesas colocadas que trenes dando servicio

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…