Ir al contenido principal

LEJANÍAS




El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espeluy. Nos quedamos para siempre con un ramalillo, con un tren modesto, y aquella primera estación adoptó la actitud de “tapón” como si el tren, por otro lado, quisiera impedir la expansión de la ciudad».
Han pasado los años y con ellos llegó un tranvía que jamás ha funcionando y que se ha convertido en otra de esas «vías verdes» para hacer futing. A esta provincia no le sientan bien las vías, los raíles, las traviesas ni los guardagujas. Las estaciones sólo existen en los almanaques y en el recuerdo de los más viejos del lugar. A estas alturas ferroviarias de Jaén Sabina nunca podrían haber escrito ese verso de «aquello viejos trenes que iban hacia el norte». Hubiera viajado, pongamos que a Madrid, en una pava o haciendo dedo virtual desde la cuneta del blablacar. Jaén está perdiendo el tren. El ferrocarril también. Así se titula el documental que en breve se va a estrenar y en el que se reivindica la necesidad de mantener y mejorar este medio de comunicación que descarrila a marchas forzadas y que podría dejar a la provincia como una de las primeras de España sin trenes. Pregúntenle a Jesús Luque, director de esta película el día 15 de septiembre cuando se estrene. Jaén y tren, una consonántica mala relación que ya empezó así de mal en 1881, según relató Rafael Ortega y Sagrista,: «la apatía de las autoridades locales de entonces y la penuria de las arcas impidieron todo festejo. Al entrar en la estación la máquina que inauguraba la línea solo estaban en el andén un policía municipal y un guardia civil». Un primer tren que salió de Espeluy a las cuatro de la madrugada y que llegó a la capital cinco horas después. Aunque algún cachazudo dirá que ahora casi se tarda más. Bueno es que hay cosas que a lo mejor nunca cambian, como lo de tener más primeras traviesas colocadas que trenes dando servicio

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

APUNTES PARA LA MAÑANA DEL DIA 1 DE ENERO

El paso del tiempo es una putada. «La vejez es una mierda» que dijo Sabina con toda la razón del que se crió mirando a los Cerros de Úbeda antes de perderse más allá de la llanura manchega. Otro año más y uno menos en la mochila. Cómo dice mi compadre José Romero: «ya tenemos más por delante que por detrás». Recuerdo que comenzamos en esto de estrenar almanaques con los calendarios de las carterillas Polluelos y ahora el calendario lo llevamos en la pulsera junto al contador de pasos y el registrador de las pulsaciones. La vejez es digital. Hoy es Nochevieja. Vaya nombre para una mañana como la de hoy en la que todo está por hacer. Hace nada que le pusieron al amanecer a esta páginas en las que se resume, se hace balance, cuenta y recuento de lo sucedido. A mí ya me echa chispas el telefonillo con los avisos de los memes felicitando el año que está por venir. 2019. Un año que nacerá mañana debajo de un montón de confetis grasientos y unos matasuegras que se suicidaron antes de que die…