Ir al contenido principal

LEJANÍAS




El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espeluy. Nos quedamos para siempre con un ramalillo, con un tren modesto, y aquella primera estación adoptó la actitud de “tapón” como si el tren, por otro lado, quisiera impedir la expansión de la ciudad».
Han pasado los años y con ellos llegó un tranvía que jamás ha funcionando y que se ha convertido en otra de esas «vías verdes» para hacer futing. A esta provincia no le sientan bien las vías, los raíles, las traviesas ni los guardagujas. Las estaciones sólo existen en los almanaques y en el recuerdo de los más viejos del lugar. A estas alturas ferroviarias de Jaén Sabina nunca podrían haber escrito ese verso de «aquello viejos trenes que iban hacia el norte». Hubiera viajado, pongamos que a Madrid, en una pava o haciendo dedo virtual desde la cuneta del blablacar. Jaén está perdiendo el tren. El ferrocarril también. Así se titula el documental que en breve se va a estrenar y en el que se reivindica la necesidad de mantener y mejorar este medio de comunicación que descarrila a marchas forzadas y que podría dejar a la provincia como una de las primeras de España sin trenes. Pregúntenle a Jesús Luque, director de esta película el día 15 de septiembre cuando se estrene. Jaén y tren, una consonántica mala relación que ya empezó así de mal en 1881, según relató Rafael Ortega y Sagrista,: «la apatía de las autoridades locales de entonces y la penuria de las arcas impidieron todo festejo. Al entrar en la estación la máquina que inauguraba la línea solo estaban en el andén un policía municipal y un guardia civil». Un primer tren que salió de Espeluy a las cuatro de la madrugada y que llegó a la capital cinco horas después. Aunque algún cachazudo dirá que ahora casi se tarda más. Bueno es que hay cosas que a lo mejor nunca cambian, como lo de tener más primeras traviesas colocadas que trenes dando servicio

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

UN LÍO

Es raro este lunes de urgencias en los armarios sacando abrigos y chaquetones para pelearse con este frío que ha llegado embozado en la tibia capa del verano, que cómo un primo gorrón, se niega a irse de nuestra casa. Es raro este lunes de giros imposibles por el centro de Jaén. Los gepeeses patinan en el hielo de las nuevas señales y los cambios de dirección. Sólo nos faltan los reporteros de la realidad en directo para contar, con un atasco de fondo, que las calles están atascadas. Se trata de un clásico invernal. Mientras todos aprendemos a conjugar el presente de indicativo del verbo peatonalizar. Miedo me da tener que hacerlo en subjuntivo. Ya me lloran los ojos ná más que de pensarlo. Pero como les contaba basta con que nieve en la Pandera o en el Pico Mágina para que manden a un aterido periodista para que enseñe a cámara lo que podemos ver subiendo las persianas del balcón: que las nieves blanquean las crestas de esta provincia. Lo que sale por la pequeña pantalla (ya no digam…