Ir al contenido principal

DONDE LO DEJAMOS



Vuelvo a sentarme en este poyete de papel tras mantenerme a buen recaudo durante estas semanas de verano. Reabro la cancela. Subo las persianas y voy dejando entrar el fresquito que nos alivia de tanta alerta roja, naranja y amarilla. Semáforo de las temperaturas que ha vuelto a llevar a esta provincia a los telediarios. Conectamos en directo con el termómetro de la Avenida de Madrid que alargó su sombra desde los cuarenta grados de los que nos ha costado tanto bajar. El calor en Jaén es como el paro: no hay quien lo pare. Tampoco es fácil parar a esos dinámicos reporteros de la televisión que manoteaban ante la cámara e invadían el espacio vital de señoras que se abanicaban o de los transeúntes que iban a sus asuntos y se veían impelidos a declarar, ante los espectadores, como soportaban tan insoportables temperaturas. Para muchos espectadores los jienenses somos una  gente brava y curtida, que se abanica, que bebe agua cuando tiene sed y que es capaz de sobrevivir a unos estíos que parece que han salido de la memoria de Pascual Duarte. Los tópicos se vuelven típicos. Típicos tópicos, tópicos típicos, ¡tíoooo!  que cantó el Paco Herrera en un tiempo en el que las canciones parecía que podían cambiar algo. En Jaén nadie canta o lo hace muy desafinado. El paisaje sigue igual que lo dejamos. El cursor del procesador de textos sigue parpadeando en el mismo lugar donde lo dejamos en junio. Basta repasar la hemeroteca y los asuntos pendientes han dejado de serlo para convertirse en interminables. Ejemplos los tenemos a la vuelta de cualquier esquina en la ciudad de Jaén donde Junta y Ayuntamiento siguen como las vías del tranvía. En paralelo y sin encontrarse jamás. Vectores en un plano cartesiano más interesados en aislar sus casillas que en unirlas. Factor de coordenada descoordinación que siguen haciendo la puñeta.  Menos mal que algo si que funciona bien en esta provincia, y no me refiero al expendedor de números en las oficinas del paro. Aludo al incasable ingenio colocado en el desfiladero de Despeñaperros. Azote de infieles y martillo de herejes del código de circulación. Nombro al radar de tramo de la A-4, el de la Madrid-Sevilla, ese que te mide a la velocidad que entras y a la que sales. Si corres que ta las pelas. Si has tardado menos tiempo del estipulado por la norma va y te suelta una colleja sancionante que te golpea desde León. Te deja con las patas colgando. Es el fotomatón que más multa de la provincia. Hace más fotos que un padre en la comunión de su niño. Prácticamente pone el triple de multas que los otros doce radares fijos que la DGT mantiene enchufados en la provincia. El flash se le dispara casi 30 veces diarias y su álbum del año pasado tiene 10.796 retratos. Eso es efectividad y no la de los encargados de las obras públicas a los que les han vuelito a retallar los olivos cortados en algunos tramos de futura autovía o les salen la higueras locas de los rincones de los muros de edificio oficiales que huérfanos de albañiles y presupuestos. Más radares y menos titulares.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…