Ir al contenido principal

A PACTAR




El otro domingo la gente del común fue a votar lo que salía de lo más íntimo. Algunos lo hicieron como en la antigua Roma se testificaba, alzando la mano izquierda y apretándoselos bien fuerte con la derecha (testificar deriva de testículo). De esa guisa confiaban lo más preciado de la anatomía a que se decía la verdad y nada más que la verdad. Otros acudieron a votar por su primo o por el cuñado que se metió en política y no para de dar la murga en la cena de Nochevieja con lo jodío que está el pueblo y de cómo él lo desjodería. Hay quien votó para mantener a un fulano en el cargo para ver si, con otros cuatro años, hace algo en los próximos ejercicios y deja de tocárselos; el fulano; sin tener que jurar por pura molicie. Votantes que dejaron caer la papeleta como un bofetón en la jeta de los que le mintieron con lo de las farolas, el parque y los baches. Asuntos que medraron con la humedad de la incompetencia manifiesta. Ciudadanos que ejercieron su derecho para pedir que sus derechos no fueran de papel. Señoras y señores que lo hicieron, lo de votar, para que no les sigan tomando por gilipollas en cada campaña electoral. Electores que exigen que los pasos de cebra hay que pintarlos cada seis meses y no sólo cuando el BOE convoca las municipales.

Así, con este tono y otros por el estilo, las papeletas iban cayendo el domingo una encima de la otra perfilando un paisaje en el que lo que antes valía, el ordeno y mando porque soy el tío/tía de la vara, ahora ya no sirve si no va acompañado de acuerdos y consensos. Así que en ello están ahora los electos, con una clara falta de oficio y de vocación en la charla con el contrario. Los próceres hacen de tripas corazón y quedan a tomar café y se intercambian teléfonos, se guasepan y se amistan en el feisbuc y el tuiter. Hablan con los otros y buscan con los unos las piedras clave que sostengan la bóveda de los pactos. Acuerdos imprescindibles en muchos pueblos y ciudades en los que la mayoría ha pedido que sean las minorías las que se pongan ya a trabajar y no a jugar secretas partidas de parchís en la que las cosas públicas se convierten en privadas. En las que las puñaladas traperas se volverán con el navajero. 

Arreglar una farola no es cuestión de ideología. Sustituir la baldosa rota de una plaza nada tiene que ver con los planteamientos keynesianos. Reparar un desconchón no es de neocones ni de indignados, es de gente con sentido común. Limpiar las fuentes y barrer las calles es algo imprescindible y en lo que Hobbes y Fourier estarían de acuerdo. Recoger la mierda de las mascotas es un deber de los dueños de los animales. Enderezar todos los fiascos cometidos en villas y ciudades es responsabilidad de nuestros representantes. Para eso han sido elegidos y por esos quienes las cometieron deben hacerse a un lado y no insistir en sus errores. Por muy rentables que les hayan salido. Te lo juro, lector, levantando la mano izquierda mientras con la derecha me los sostengo al estilo romano



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…