Ir al contenido principal

A PACTAR




El otro domingo la gente del común fue a votar lo que salía de lo más íntimo. Algunos lo hicieron como en la antigua Roma se testificaba, alzando la mano izquierda y apretándoselos bien fuerte con la derecha (testificar deriva de testículo). De esa guisa confiaban lo más preciado de la anatomía a que se decía la verdad y nada más que la verdad. Otros acudieron a votar por su primo o por el cuñado que se metió en política y no para de dar la murga en la cena de Nochevieja con lo jodío que está el pueblo y de cómo él lo desjodería. Hay quien votó para mantener a un fulano en el cargo para ver si, con otros cuatro años, hace algo en los próximos ejercicios y deja de tocárselos; el fulano; sin tener que jurar por pura molicie. Votantes que dejaron caer la papeleta como un bofetón en la jeta de los que le mintieron con lo de las farolas, el parque y los baches. Asuntos que medraron con la humedad de la incompetencia manifiesta. Ciudadanos que ejercieron su derecho para pedir que sus derechos no fueran de papel. Señoras y señores que lo hicieron, lo de votar, para que no les sigan tomando por gilipollas en cada campaña electoral. Electores que exigen que los pasos de cebra hay que pintarlos cada seis meses y no sólo cuando el BOE convoca las municipales.

Así, con este tono y otros por el estilo, las papeletas iban cayendo el domingo una encima de la otra perfilando un paisaje en el que lo que antes valía, el ordeno y mando porque soy el tío/tía de la vara, ahora ya no sirve si no va acompañado de acuerdos y consensos. Así que en ello están ahora los electos, con una clara falta de oficio y de vocación en la charla con el contrario. Los próceres hacen de tripas corazón y quedan a tomar café y se intercambian teléfonos, se guasepan y se amistan en el feisbuc y el tuiter. Hablan con los otros y buscan con los unos las piedras clave que sostengan la bóveda de los pactos. Acuerdos imprescindibles en muchos pueblos y ciudades en los que la mayoría ha pedido que sean las minorías las que se pongan ya a trabajar y no a jugar secretas partidas de parchís en la que las cosas públicas se convierten en privadas. En las que las puñaladas traperas se volverán con el navajero. 

Arreglar una farola no es cuestión de ideología. Sustituir la baldosa rota de una plaza nada tiene que ver con los planteamientos keynesianos. Reparar un desconchón no es de neocones ni de indignados, es de gente con sentido común. Limpiar las fuentes y barrer las calles es algo imprescindible y en lo que Hobbes y Fourier estarían de acuerdo. Recoger la mierda de las mascotas es un deber de los dueños de los animales. Enderezar todos los fiascos cometidos en villas y ciudades es responsabilidad de nuestros representantes. Para eso han sido elegidos y por esos quienes las cometieron deben hacerse a un lado y no insistir en sus errores. Por muy rentables que les hayan salido. Te lo juro, lector, levantando la mano izquierda mientras con la derecha me los sostengo al estilo romano



Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…