Ir al contenido principal

EMBROLLO





Anda Susana perdida en su laberinto preguntándose ¿quién la habrá robado el queso y el peso del armiño? Recorre los pasillos conjugando el verbo dialogar en futuro imperfecto del subjuntivo: yo dialogare, tu dialogares, el dialogare, nosotros dialogáremos, vosotros dialogareis, ellos dialogaren.
Las fuertes pisadas retumban por los corredores solitarios a la espera de que pase algo. Tacones de aguja, suelas de esparto, de goma y cuero. Mocasines, bambas, deportivas y botas de acampada. La discusión va a ras de suelo para no ser captada por los radares. Quizás por eso le pidieron a algunos periodistas que se pusieran de rodillas ante Susana para recoger sus palabras, ocurrió en la bulla expolivera, y por eso mismo todos nos quedamos de pie, sacando la cabeza por encima de tanto recoveco y jerigonza para tapar vergüenzas propias y ajenas.
El asunto está tan embrollado como dos cachorros de gato con una madeja de bramante. Los caminos, los conocidos y los secretos, los transitan banderizos y vicarios, villanos y maestres, lacayos y caporales, ladinos y petimetres en busca de ungüentos y bálsamos que curen heridas, de emplastos y pomadas que alivien picazones y sarpullidos y bebedizos y pociones y filtros de amor para seducir al contrario y preñarlo, si que se de cuenta, en los almiares de los palacios.

Así andan las cosas con una muchedumbre que llenan plazas y villorrios de altoparlantes, cartelones y barahúnda partidaria que se deja caer encima de los sedimentos de la última llamada a sufragio que todavía no se retiró por falta de quienes deberían dar la orden y por ausencia de aquellos que deberían recibirla. No nos ha dado tiempo a lavar y zurcir los uniformes de las regionales cuando ya tenemos que preparar las calzas y  los jubones de los gremios para elegir a alcaldes y corregidores. Así que vuelve la matraca y el soniquete de las distintas gremiales y germanías. Vocerío que se deja caer como el polen que, de manera generosa, eyaculan a la vez 64 millones de olivos en un émulo de la escena álgida de un folletín de orgasmos e intercambio de fluidos corporales.

Jaén anda como Macondo, ensimismado en su neblina amarilla, viendo como los olivos se suicidan dejándose correr con la tierra en las comarcas más esquinadas mientras Ernesto Medina los fotografía en su último espasmo, contrayendo el tronco y yéndose, corriéndose en una nube de asma. Puede que lo hagan asustados por las noticias de un asesino en serie que aterroriza a sus primos de Linares. Ya le llaman Jack el Podador. Ataca con un hacha o una motosierra y las autoridades, o lo que queda de ellas tras dos campañas electorales, han tenido que levantar los cadáveres de varios falsos plátanos de sombra bajo la atenta mirada del juez. Los árboles de Jaén protestan expulsando más y más polen, piden justicia y que no haya impunidad para el autor. Susana, perdida en su laberinto, sigue pensando ahora en árboles, no en los asesinados, sino en aquellos en los que colgar las pancartas pidiendo el voto en la tercera justa electoral que se nos avecina



Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…