Ir al contenido principal

EMBROLLO





Anda Susana perdida en su laberinto preguntándose ¿quién la habrá robado el queso y el peso del armiño? Recorre los pasillos conjugando el verbo dialogar en futuro imperfecto del subjuntivo: yo dialogare, tu dialogares, el dialogare, nosotros dialogáremos, vosotros dialogareis, ellos dialogaren.
Las fuertes pisadas retumban por los corredores solitarios a la espera de que pase algo. Tacones de aguja, suelas de esparto, de goma y cuero. Mocasines, bambas, deportivas y botas de acampada. La discusión va a ras de suelo para no ser captada por los radares. Quizás por eso le pidieron a algunos periodistas que se pusieran de rodillas ante Susana para recoger sus palabras, ocurrió en la bulla expolivera, y por eso mismo todos nos quedamos de pie, sacando la cabeza por encima de tanto recoveco y jerigonza para tapar vergüenzas propias y ajenas.
El asunto está tan embrollado como dos cachorros de gato con una madeja de bramante. Los caminos, los conocidos y los secretos, los transitan banderizos y vicarios, villanos y maestres, lacayos y caporales, ladinos y petimetres en busca de ungüentos y bálsamos que curen heridas, de emplastos y pomadas que alivien picazones y sarpullidos y bebedizos y pociones y filtros de amor para seducir al contrario y preñarlo, si que se de cuenta, en los almiares de los palacios.

Así andan las cosas con una muchedumbre que llenan plazas y villorrios de altoparlantes, cartelones y barahúnda partidaria que se deja caer encima de los sedimentos de la última llamada a sufragio que todavía no se retiró por falta de quienes deberían dar la orden y por ausencia de aquellos que deberían recibirla. No nos ha dado tiempo a lavar y zurcir los uniformes de las regionales cuando ya tenemos que preparar las calzas y  los jubones de los gremios para elegir a alcaldes y corregidores. Así que vuelve la matraca y el soniquete de las distintas gremiales y germanías. Vocerío que se deja caer como el polen que, de manera generosa, eyaculan a la vez 64 millones de olivos en un émulo de la escena álgida de un folletín de orgasmos e intercambio de fluidos corporales.

Jaén anda como Macondo, ensimismado en su neblina amarilla, viendo como los olivos se suicidan dejándose correr con la tierra en las comarcas más esquinadas mientras Ernesto Medina los fotografía en su último espasmo, contrayendo el tronco y yéndose, corriéndose en una nube de asma. Puede que lo hagan asustados por las noticias de un asesino en serie que aterroriza a sus primos de Linares. Ya le llaman Jack el Podador. Ataca con un hacha o una motosierra y las autoridades, o lo que queda de ellas tras dos campañas electorales, han tenido que levantar los cadáveres de varios falsos plátanos de sombra bajo la atenta mirada del juez. Los árboles de Jaén protestan expulsando más y más polen, piden justicia y que no haya impunidad para el autor. Susana, perdida en su laberinto, sigue pensando ahora en árboles, no en los asesinados, sino en aquellos en los que colgar las pancartas pidiendo el voto en la tercera justa electoral que se nos avecina



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…