Ir al contenido principal

NO HAY QUIEN LAS ENTIERRE

Es inútil. Llevan años intentándolo y no hay manera. Han descargado toneladas de papel de periódico y millones de palabras. Se hicieron mil y una fotos amenazándolas desde púlpitos sufragados por la administración y el partido de turno. Se las zahería y vilipendiaba en privado y en público. Hombres notables y mujeres sobresalientes se empeñaron , y empeñan dando lo mejor de si, en contra de ese lazo de acero, zahorra y maderos que estrangula a la ciudad. Mira que se han celebrado rituales para exorcizar al espíritu metálico. A voces, y armados con los latinajos y la bendita agua, se intentó hace retroceder al insidioso nudo. Se le conminó, imperiosamente, a través de recreaciones virtuales, pogüerpoints, páginas güebs y animaciones en tresdé a que desistiera de su férreo abrazo. Se prometieron 69 millones de euros. Hasta se llegó a decir que 29 empresas estaban dispuesta a comenzar las obras. Lo que hiciera falta y mucho más para que a la ciudad no le faltara de nada, y menos aire para respirar respirar. Animaron a alquimistas y urbanistas a trocar la materia en uso peatonal. Atanores y hornos ardieron invocando la inspiración de Hermes Trimegisto para los  esforzados en la búsqueda del bulevar filosofal y sostenible. Esto será bulevar o no será. Ministros, sujetacarpetas, portamaletines, edecanes, ayudas de cámara y fotógrafos de camarilla animaban las llamas con el destello de flases y frases encendidas: el futuro es vuestro. Basta una palabra mía para que el BOE sane la cicatriz de la ciudad. ¿Acaso yo os he fallado alguna vez». Aplausos, trinos, palmadas, genuflexiones, empujones, codazos, abrazos, sobas de lomo, besos, apretones, almuerzos y coches oficiales sellaban las ceremonias a izquierdas, derechas y centros.
Pero, tercas, resistiéndose a todo y a todos. Ajenas al tiempo y a las promesas realizadas. Inevitables como una inspección paralela de Hacienda. Firmes como el material en el que se fabricaron, las vías del tren siguen sin poder soterradas. Muchos lo intentaron y todos, hasta ahora se han caído del caballo, han resbalado de la silla ministerial, han fracasado, han perdido el fomento y la partida. Ahí están, las muy ladinas, como lejanas parientes de la madrileña puerta alcalaína, riéndose con la boca llena de dientes con forma de pernos. Las vías del tren, traviesas, se niegan a ser enterradas. Óxido y raíles que aspiran, a este paso, a tirarle las tuercas a sus primas carnales del tranvía.
Sin embargo, ahora se avecina el enésimo intento de acabar con ellas y enterrarlas para siempre. se escribe, solo hay letra por ahora ya veremos si llega el dinero, para el capítulo final de esta historia que dura tanto como las obras del museo ibérico. La Junta esgrime una nueva arma: el POT (Plan de Ordenación del Territorio) en el que se podía leer hace sólo unos días, «en el capítulo de comunicaciones y transportes, las principales determinaciones se dirigen a la integración del ferrocarril con el transporte de viajeros por carretera a través del futuro Centro Intermodal de Jaén, que implicará la retirada de las vías férreas que actualmente afectan al núcleo urbano de la capital.». Como homenaje al Payo Juan Manuel, que en la gloria rumbera esté, que los viejos y viejas de este lugar lo vean antes de irse p´Albacete

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…