Ir al contenido principal

¿PLAN? LINARES ¿FUTURO?



El 14 de febrero de 2011 se llegaba al acuerdo y tres días más tarde se firmaba el certificado de defunción de la única compañía automovilística de Andalucía. La Junta decidía echar el cerrojo a la empresa de Linares, de la que poseía el 99% de las acciones tras la decisión de la multinacional japonesa, Suzuki, de dejar de fabricar sus coches en la planta de Linares.
 
Corría el año 1995. En aquel momento el gobierno presidido por Manuel Chaves, inmerso en una campaña electoral de resultado incierto, comenzó a tambalearse cuando más de 70.000 personas se manifestaron en Linares para evitar la desaparición de Santana Motor y al grito de ¡te va a votar, te va a votar tú puta madre! o ¡2400 ni uno menos! la administración andaluza decidía asumir el patronazgo de la automovilística ante el riesgo de perder el apoyo en uno de sus feudos más sólidos, la provincia de Jaén y la muy socialista Linares.
 
El gobierno de Chaves salvó el envite y los 2400 puestos de trabajo directos que estaban en juego así como todos los miles de trabajadores de la industria auxiliar de la zona. Pero su gestión no pudo o no supo atraer a un nuevo socio inversor y tecnológico que modernizara las cadenas de montaje y desarrollará nuevos vehículos. Durante años los consejeros de Industria de Chaves anunciaban que la entrada del socio inversor, era inminente, que estaba muy avanzada. Que si los rusos, que si los italianos, que… ni siquiera el anuncio de una alianza estratégica con IVECO se consolidó. Apena quedó el encargo de fabricar algunos centenares del modelo propio, el Massif. Una acción más voluntariosa que eficaz, del ministerio de Defensa, en tiempos de José Bono, que compró 700 coches para las Fuerzas Armadas y que tampoco sirvió para sacar de la progresiva languidez a la factoría linarense.
 
Pasaron los años y el gasto público siguió creciendo para mantener a Santana con respiración asistida. La llegada de los primeros mordiscos de la crisis económica y el lastre de una compañía a la que no se había podido «colocar» en el mercado obligan al propietario a no demorar más la situación. La Junta decide echar el cierre y a cambio ofrece el Plan Linares futuro. Un documento que se firmó bajo la atenta mirada de varios consejeros del Gobierno Andaluz, de las cúpulas regionales de los sindicatos y  de tres o cuatros empresarios que anunciaron que estarían dispuestos a recolocar al personal que a partir de ese momento se quedaba en paro.
 
Un líder sindical, llegó a decir: «este es un gran día para Linares y su comarca» mientras que algunos de los «santaneros» bregados en no pocas luchas, como la del año 1994 que levantó una ola de solidaridad en toda España para con los «chaquetas azules» de Santana Motor,  lloraba de impotencia ante  aquella imagen de sumisión. Han pasado 29 meses desde entonces y las instalaciones de Santana sigue vacías y ninguna empresa ha llegado a instalarse y mucho menos a contratar. Linares soporte un 47% de paro.
 
El Plan Linares futuro se firmó con el compromiso de prejubilar a unos 800 trabajadores y crear 100 puesto de trabajo, Para ello dividía a los empelados en diferentes clases.
Grupo A: Trabajadores mayores de 50 años de Santana y el parque de proveedores que serían prejubilados. Grupo B: trabajadores menores de 50 años provenientes de Santana y el parque que recibirían una indemnización y la recolocación dentro del Plan Linares Futuro, y  Grupo C: trabajadores que no pertenecían a Santana, ni estaban acogidos al acuerdo del Plan de Garantías del 2008 (por el que la Junta se comprometió a mantener el empleo hasta 2018 a los empleados de Santan y poner en marcha una serie de prejubilaciones)
 
 
Desde los sindicatos de Linares no se puede ser más gráfico a la hora de resumir los resultados del  Plan Linares Futuro, «la realidad es que la Junta ha incumplido sistemáticamente todo lo que acordó con los sindicatos institucionales llevando a sus trabajadores a situaciones de desesperación y dramatismo y la que dos años después mantiene aún en suspense las ayudas sociolaborales (prejubilaciones) y mantiene a más de 350 trabajadores al abismo de la miseria con continuas falsas expectativas de reindustrialización»
 
Los que más «suerte» han tenido en todo este proceso han sido los trabajadores de los grupos A y B que por fin, y tras dos años de movilizaciones y reivindicaciones; hasta tuvieron que desnudarse ante la sede de la Junta en Jaén, vieron cumplidas las promesas que les hizo el gobierno andaluz. Hizo falta que interviniera hasta el Parlamento Andaluz para aprobar el pago de los prometido con cargo al Decreto-Ley el 6 de octubre del 2012 en el que se recogen las ayudas sociolaborales (prejubilaciones) de todos los trabajadores de Andalucía afectados por empresas en reestructuración y que se vieron en cuestión por el escándalo de los ERE fraudulentos
 
 
Sin embargo aún quedan 350 trabajadores, los del colectivo C que no han cobrado nada y que no han sido recolocados. Lo único que han escuchado de la Junta es que «ya tenemos una hoja de ruta para desarrollar el plan «Santana nos ocupa y nos preocupa» «la crisis económica nos esta inhibiendo a las empresas de instalarse en el parque de Santana» pero poca cosa más. Todos han agotado el paro, el subsidio de desempleo y la ayuda familiar debido al tiempo trascurrido. El ayuntamiento de Linares de manera unánime y también la Diputación han instado, a través de acuerdos plenarios, a la Junta para que cumpla sus compromisos. De hecho el alcalde socialista de la ciudad, Juan Fernández se ha puesto a la cabeza de las movilizaciones ya que «Linares se nos muere si no se hace nada. Si ellos no traen empresas, pues que nos cedan a nosotros los activos de Santana y las buscaremos desde aquí. Lo que no se puede estar es dejando pasar el tiempo sin hacer nada. En unos años Linares puede perder miles de habitantes»
 
Sin embargo la administración sigue a su ritmo lento, cansino y desesperante para los 350 extrabajadores que están llegando a una situación límite. Hasta ahora los portavoces del gobierno andaluz tiran de manual y de argumentario para salir al paso de las preguntas sobre el futuro del plan y de Linares: «estamos estudiando todas las posibilidades, lo que hagamos lo haremos bien» y el desempleo y al desesperanza sigue aumentando en Linares y comarca sin que el Plan Linares Futuro, 29 meses después, haya creado un empleo, bueno sí uno: el del encargado de la oficina de seguimiento de este acuerdo.

Publicado en ABC el pasado 2 de junio
 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Y una pena, porque hacían buenos coches, tengo uno de 1979 y otro de 2010.

No era cuestión de buscar socios sino de comercializar correctamente. La competencia inglesa es capaz de vender 25.000 coches anuales similares a los que se fabricaban en su ultima etapa.

Aqui se quiería delegar el trabajo de comercializar en otros y limitarse a administrar.

Mi opinión, como fabricante, es que debería ponerse a fabricar coches un pequeño grupo, aunque solo se vendiesen unos pocos cientos de unidades y al mismo tiempo perfeccionar el modelo.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…