Ir al contenido principal

A GERONA



Cuenta la leyenda que un amante despechado quiso abandonar este mundo por la vía rápida ya que sin su amada la vida no tenía sentido para él. Y quiso el destino que el desdichado atinara a pasar por Jaén y viendo a sus pies las vías del tren se dejó caer sobre las traviesas para obtener un matarile rápido e indoloro… murió de hambre. Eso es al menos lo que cuenta la leyenda, pero con el horario de RENFE en las manos algo de verdad si parece que hay en esta historia. Los trenes en la estación de Jaén son como perlas: escasos y raros.  Tan es así que en aquella famosa campaña publicitaria de los 70 en la que se aconsejaba usar el tren en lugar del utilitario. Ya saben aquella en la que un niño le decía a su padre: “Papá ven en tren”. Pues resulta que un paisano con retranca me contó que si ese padre hubiera sido de la provincia hubiera respondido: “Lo que tu digas niño ¿pero por dónde?
 
Viene todo esto a cuento porque el otro día me topé con un anuncio de RENFE en el que nos felicitaban a todos los paisanos porque por fin podíamos ir a Gerona en sólo 7 horas y 40 minutos. Ya se sabe que el jienense es de ir mucho a Gerona a pasearse por el Barri Vell, coscarse de sus Baños Árabes y de camino practicar el catalán por si hay que volver a emigrar y poder negociar con los payeses el jornal de la recolecta de la avellana.
 
Además en 7 horas y 40 minutos a uno le da tiempo de verse entera BEN-HUR en la versión extendida del director, el “Cómo se hizo” y todos los extras del deuvedé. Así que usted, es un poner, se sube en Linares y le da tiempo de casi todo antes de llegar a Gerona. Es que le da tiempo hasta de pasar por Madrid para ir al Corte Ingles de Goya. Luego pasar por Barcelona detenerse en la Rambla a comprar un ramito de flores y sacar una foto a los pies de Colón con el esmarfón.
 
Vale que Jaén esté más cerca de Granada, de Córdoba o de Sevilla pero los trenes están más  por irse para Gerona y no vamos a luchar contra el destino que quien nace lechón muere cochino. Así que no se ponga de mala leche, no frunza el ceño, échese los tres tochos de la 50 sombras de Grey en la mochila y viaje hasta Gerona en poco menos de ocho horas, porque si se empeña en viajar en ferrocarril a Granada lo mismo le pasa como a la Penélope de Serrat o al amante despechado del principio que se queda compuesto y sin novio y pasando más hambre que el lagarto de Jaén atado en una pita
 

Comentarios

Maria Dolores Lopez Godoy ha dicho que…
Con las ganas que tenia yo de ir a Gerona y han volado, jejeje. Al final me quedare por aquí que puedo ir andando a todos los sitios.
Saludos, esta es la primera vez que me decido a escribir un comentario aunque paso mucho por aquí para entretenerme un ratito.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…