Ir al contenido principal

NO LLUEVE




El campo está casi tan seco como las arcas de cualquier pueblo de Jaén. No ha llovido poco. Es que no ha llovido nada y los olivares han cerrado el grifo del aceite ante la falta de agua. La próxima cosecha será muy mala. Ya no es un runrún. Es un hecho. Algo que puede constatar cualquier vecino (por muy urbanita y asfáltico que sea) sin tener que esperar a los aforos oficiales.
Se habla de que de cada 100 aceitunas de años anteriores este año apenas quedaran 30. Es decir que se perderán casi 4 millones de jornales en la provincia. 200 millones de euros menos para los jornaleros y para sus casas.

A perro flaco todo se le vuelven pulgas y Jaén está canina arrastrando con su rabo un sinfín de latas llenas de desempleo. Entretanto los que nos prometieron trabajo para todos. Los que pusieron la cara en los carteles electorales. Los que pusieron la jeta que ahora encanece pegada en las paredes de los pueblos siguen sin dar la cara. Están mudos como Belinda o como un compareciente en la comisión de los EREs. Ojalá lloviera a cántaros. Que vuelva Pablo Guerrero con su guitarra y su cara de palo. Que venga Juan Luís sin su guerra con chaparrones de café en el campo

Volvemos de un verano televisado. Reposición de las mismas imágenes de los veraneantes del año pasado. Una provincia azotada por eternas olas de calor. Y aún hoy hay quien se sorprende de que en verano haga calor en el valle del Guadalquivir. Una provincia que mira entre perpleja y estupefacta como nos quieren tomar por pardillos los que nos gobiernan; que por cierto no son pocos; desde la mil y una poltronas que han ido construyendo y que amenazan, con su peso, en colapsar el invento. ¡Ola, ola!, Jaén parece sola

Todo el mundo sabe que no hay ni un duro y se siguen empeñando en tapar el agujero con los ajustes, las reprogramaciones, las problemas coyunturales de cash-flow… como si la gente no se diera cuenta de que del manso apenas queda un esqueleto blanqueado al sol del eterno desencuentro. No se ponen de acuerdo ni para señalar al malo de la película por evidente que sea. Dependiendo si se está gobernando o en la oposición Goldfinger es un villano o un santo varón. Ellos van a lo suyo como quien oye llover, pero el problema es que no llueve, ni poco ni mucho. No llueve nada aunque sean unas gotas de sentido común.

Comentarios

Juan Armenteros Rubio ha dicho que…
No se si somos muy conscientes de las repercusiones de los pocos jornales que se darán para la recolección de la aceituna. Cuando pase la campaña veremos los torillos de Marmolejo.
Antonio Agudo ha dicho que…
La cosa se va a poner dura y muy complicada y mientras la peña, como quien oye llover

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…