Ir al contenido principal

NO LLUEVE




El campo está casi tan seco como las arcas de cualquier pueblo de Jaén. No ha llovido poco. Es que no ha llovido nada y los olivares han cerrado el grifo del aceite ante la falta de agua. La próxima cosecha será muy mala. Ya no es un runrún. Es un hecho. Algo que puede constatar cualquier vecino (por muy urbanita y asfáltico que sea) sin tener que esperar a los aforos oficiales.
Se habla de que de cada 100 aceitunas de años anteriores este año apenas quedaran 30. Es decir que se perderán casi 4 millones de jornales en la provincia. 200 millones de euros menos para los jornaleros y para sus casas.

A perro flaco todo se le vuelven pulgas y Jaén está canina arrastrando con su rabo un sinfín de latas llenas de desempleo. Entretanto los que nos prometieron trabajo para todos. Los que pusieron la cara en los carteles electorales. Los que pusieron la jeta que ahora encanece pegada en las paredes de los pueblos siguen sin dar la cara. Están mudos como Belinda o como un compareciente en la comisión de los EREs. Ojalá lloviera a cántaros. Que vuelva Pablo Guerrero con su guitarra y su cara de palo. Que venga Juan Luís sin su guerra con chaparrones de café en el campo

Volvemos de un verano televisado. Reposición de las mismas imágenes de los veraneantes del año pasado. Una provincia azotada por eternas olas de calor. Y aún hoy hay quien se sorprende de que en verano haga calor en el valle del Guadalquivir. Una provincia que mira entre perpleja y estupefacta como nos quieren tomar por pardillos los que nos gobiernan; que por cierto no son pocos; desde la mil y una poltronas que han ido construyendo y que amenazan, con su peso, en colapsar el invento. ¡Ola, ola!, Jaén parece sola

Todo el mundo sabe que no hay ni un duro y se siguen empeñando en tapar el agujero con los ajustes, las reprogramaciones, las problemas coyunturales de cash-flow… como si la gente no se diera cuenta de que del manso apenas queda un esqueleto blanqueado al sol del eterno desencuentro. No se ponen de acuerdo ni para señalar al malo de la película por evidente que sea. Dependiendo si se está gobernando o en la oposición Goldfinger es un villano o un santo varón. Ellos van a lo suyo como quien oye llover, pero el problema es que no llueve, ni poco ni mucho. No llueve nada aunque sean unas gotas de sentido común.

Comentarios

Juan Armenteros Rubio ha dicho que…
No se si somos muy conscientes de las repercusiones de los pocos jornales que se darán para la recolección de la aceituna. Cuando pase la campaña veremos los torillos de Marmolejo.
Antonio Agudo ha dicho que…
La cosa se va a poner dura y muy complicada y mientras la peña, como quien oye llover

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…