Ir al contenido principal

AJUSTE FAMILIAR


Donde fueres o estuvieres haz lo que vieres. Antiguo consejo que he decidido poner en práctica para intentar poner en orden las cuentas de mi casa antes de que mi prima, la del riesgo, me deje de avalar el pago de la hipoteca, la contribución y el sello del coche. Así que me puesto a Griñán como mástil y a Diego por bandera y he decidido poner coto al dispendio, al despilfarro doméstico.

He decidido, primero, ajustar el  gasto del móvil de mi hija la pequeña:
—Pero papá, esto no es un ajuste es un recorte en toda regla. Me quedo sin guasap y sin tuenti…— Se me queja como una sindicalista perdiendo su liberación
— Se trata de solidaridad no de recortes. Así que te apañas dando toques y haciendo perdidas... Hay que ahorrar. Debes arrimar el hombro que yo tengo que mantener mi tarifa XXL en el aifon que para eso soy el cabeza de familia— le contesto marcando mucho las eses para darme un toque gubernamental y rajoyano
—… pero papá…
— Ni peros ni paras ni puras. Además, he consensuado con tu hermana una redimensión en el gasto del pulanbir y el mango. Hay que reestructurar el número de prendas de vestir. Ahora la moda es no ir a la moda y te arreglas con lo del año anterior… ¡o te intervengo la tarjeta SIM!

Da gusto ponerse en plan Guindos, sin caerse del ídem, empezar a repartir reequilibrios fiscales y presupuestarios. Soltar algunas collejas crediticias y poner coto al dispendio en la banda ancha. También se puede vivir con 6 megas y sin juegos originales para la pleiesteison. Es más, mi mujer a lo Montoro, señala que lo de salir de cañas una vez a la semana se tiene que terminar o me aplica la ley de déficit cero al soplar en el alcoholímetro. Y nos recuerda, admonitoria que desde ya, las únicas gambas que cataremos serán las de la boda de nuestros sobrinos —si es que se casan porque tienen el arroz ya un pelín pasado. 50 años y todavía viviendo con mis cuñados

—Todo el mundo no puede vivir en la calle Maestra— dice mi santa con toda la santa razón del mundo y añade— hay que apretarse más el cinturón, aunque sea de hermés o de guchi, o mejor cambiarlo por una correa hacendado que la marca blanca aprieta lo mismo de bien y por menos dinero.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
¡Cuidadín, cuidadin! Que si empiezas con recortes puedes acabar con un ERE en toda regla, tus niñas se tendrán que desplazar a la Germania para mantener sus redes sociales, y tu santa y tú os quedáis más solos que la una. Luego no te me quejes del síndrome del nido vacio.
Antonio Agudo ha dicho que…
"Ni contigo ni sin tí tienen mis males remedios" cantaba el Emilio José

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…