Ir al contenido principal

PERDONE QUE ME DILATE



La cosa económica está que cruje como las ruedas de los coches al dar la curva en la calle de la estación de penitencia. Chilla la cera en el suelo y no veas como la reparten en el ámbito interno de los partidos políticos. Menudas collejas están “poniendo encima de la mesa” que dice nuestro alcalde de Jaén. El asunto es que  están soltando los codos por lo bajini dándole donde más les duele a los delanteros de los primeros equipos. Son los que encajan los golpes mientras se protegen pudorosamente el escroto por lo que pueda venir con el nuevo gobierno. Son los que se ajustan el dobladillo de las medias allí donde los toreros tiran de los machos y se signan y se persignan; por si las moscas; con las encuestas y los resultados a cuestas de la cruz del 25 de marzo. Un autentico domingo de resurrección para Griñán y de casi insurrección para Arenas, aunque las palmas se la pararon a tiempo. La insurrección digo.

Entre tanto los de IU se apresuran a encargar tarjetas de visitas para atender a la gran demanda de reuniones y citas con personajes más o menos célebres. Las imprentas andaluzas echan humo para satisfacer el aluvión de peticiones para satisfacer a los que manejan las agendas oficiales y que ahora abren hueco a los de esa izquierda que creían perdida ocupando la finca de El Chartre y reivindicando la cota 400. Así que ahora llamar a Valderas es el deporte regional. Eso sí muchos tuvieron que buscar su número de móvil de cuando fue presidente del Parlamento Andaluz y se hizo famoso en aquel, no menos famoso vídeo, del ataque de risa incontenible de sus señorías. Así que ahora lo llaman muy serios

—¿está Diego? que se ponga…
—…¿de parte…?
— de Pepe. Él ya me conoce…
— pues ahora no se puede poner que está por la otra línea. Dime quién eres
     y ya le dejo yo si eso el recao…
— da igual espero lo que haga falta… si hasta dentro de 4 años no tengo                          
     prisa…

Lo que son las cosas y lo que son los teléfonos. Que cuántos más votos sacas menos te llaman. Fueron muchos los que celebrando la victoria se dieron cuenta de que habían perdido. Se les notaba en la cara y en los smartphones que se les cayeron del twitter y del facebook en cascada.
Por cierto que los de IU hacen cursos de telegenia para salir desacelerados en la tele pública. En la campaña electoral  apenas les correspondían 20 segundos y ya ensayan diciendo:

—perdone que me dilate, pero es la falta de costumbre.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Te va a dar juego la situación, coyuntura, encrucijada, movida... en la que estamos inmersos. Espero disfrutarlo con la ayuda de tu ingenio.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…