Ir al contenido principal

Donde pongo el ojo pongo la multa


El último invento de nuestros munícipes para luchar contra el caos circulatorio de la ciudad es el coche “ponemultas”. Una especie de “granhermano” con ruedas y una cámara de fotos para retratarnos en situaciones incómodas y comprometidas. Es decir que nos van a sacar la fotillo aparcados en el vado, en la doble fila o en el carril bus mientras esperamos a la parienta, el pariente o el pariento (que no se nos enfaden los de la corrección política). Si amigos, nos van a sacar el retrato mientras nos colamos en el último suspiro ámbar del semáforo o llamamos por el móvil a casa para decir que no llegamos, ni de coña a la hora de comer, porque estamos varados en el atasco de la Bariloche.

Así son las cosas, estos de la cosa pública capitalina nos van a freír como boquerones en manojillo para sacar pasta para pagar los dispendios del ayuntamiento, que no les llega ni la camisa ni la nómina al cuello, y no intenten huir amigo conductor, y recuerde lo que cantaba la Peñuela, que en las circunvalaciones les espera los de la DGT que por nuestra seguridad nos harán soplar, hacer el pino y sonreír al flash que maneja el Rubalcaba. Estas sin son fotos, lo digo por lo que cuestan, y no las que hace Lucas Contreras.

Sonría por favor alguien le está fotografiando en este momento

Comentarios

Jesús Martínez ha dicho que…
Amigo Agudo, es un asunto peliagudo. Por un lado, está claro que este sistema incrementará las multas de forma exponencial... Sin embargo, también pienso que hay que hacer algo de una vez con las dobles y triples filas, con los que invaden las cargas y descargas o, simplemente, la acera. El incivismo de los conductores hay que atajarlo de alguna manera (no sé si ésta es la más adecuada).
Armenteros ha dicho que…
En parte comparto la idea de Jesús Martínez de que algo hay que hacer ante la falta de civismo. Por desgracia parece que no hay más remedio que dar palos, en este caso económicos, para enderezar conductas.
lojeda ha dicho que…
Lo que nos faltaba ya "el pone multas".
¡Y estarán tan contentos ellos con el invento!
Ya podrían arreglar Jaén en el más amplio sentido de la palabra, y no dedicarse a estas chominás.

Besitos Aguso y Feliz Navidad y que el año 2010 nos traiga un Jaén mejor y una corporación municipal nueva.
Tato. ha dicho que…
Hola, Antonio.
Es la primera vez que leo anotaciones en tu blob -jejeje, se nota que estoy de vacaciones-.
Y al respecto de esta, aunque el tema no lo domingo porque ya sabes que no tengo permiso de conducir, ni falta que me hace, sólo dejar en el aire dos preguntas:
1. ¿Los conductores habéis estudiado las normas de circulación y sabéis lo que debéis y no debéis hacer y lo que le puede pasar si se infringen?
2. ¿Sería bueno que no hubiese quien denunciara a quienes no cumpliesen con las normas?
Un saludo y a ver si en estos días leo y escribo alguna cosa más.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…