Ir al contenido principal

CH@TEÁNDOSE



.- Dicen y comentan que la tercera modernización implica tranvías.

.- Te equivocas. Ahora se llama Sistema Tranviario del Área Metropolitana de Jaén.

­.- Supongo que tendrán previsto aperturarlo poco antes de las próximas municipales. ¿Se sabe como va la inejecución del proyecto tranviario? Algunas voces ya dicen que es algo fenoménico para los jieneneses y las jienensas.

.- No es por ponerle "sarna" a la cosa pero la vertebración del territorio permite vehicular herramientas dinamizadoras que visibilicen a las unidades personales en busca de empleo en este mercado laboral en el que no dejan de aparecer nuevos nichos y yacimientos relacionados con las nuevas tecnologías y la imasdemasí

.- Es cierto. De hecho, hemos creado diferentes grupos de trabajo para que, en este sentido, podamos tener una visualización más amplia de la situación que nos determina el entorno, cada vez más globalizado. Estamos trabajando en desarrollar prácticas ejecutivas que determinen nuevas propuestas positivadoras, cuyo enfoque sea principalmente activo. De este modo, podemos afirmar que en un plazo relativamante corto, podremos contar con una hoja de ruta eficaz para la creación de más puestos de trabajo en los diferentes sectores productivos de nuestra provincia, teniendo especialmente atención con aquellos elementos poblacionales más desfavorecidos, como son las mujeres, los jóvenes en edad de merecer, los parados de larga duración, los yonkis rurales, los tranvías y los dirigentes de Izquierda Unida (Ezker Batua).

.- Está claro que hay que aprovechar las sinergias, que la suma de las partes es más que el todo inicial, necesitamos seguir el impulso de las necesidades ciudadanas, de todos los colectivos implicados en este proyecto común que está posibilitando y posicionando una atalaya desde la que el futuro es más accesible, paritario y emergente. Ya sabeis todos y todas que mi compromiso surge desde el convencimiento categórico mas profundo e inmarcesible. Debemos alcanzar, si no superar si cabe, el ritmo de los plazos del cronograma que nos autoimpusimos para determinar la trazabilidad de las cosas reales, esas que interesan de verdad y que se incardinan en la sociedad. Una sociedad que apuesta por conquistar nuevas áreas y cotas de bienestar y conciliación con la vida familiar y de cremallera.

.- Discrepo. Las cremalleras son sexistas.

.- ¿y el velcro...?


A. Agudo/J. Martín

Comentarios

Charro ha dicho que…
El velcro es falócrata.
Antonio Ordóñez-Lucky ha dicho que…
¡Diossssss! ¡Magistral! Habéis conseguido que sufra esa sensación que dicen sólo sucede cuando estás al borde de la muerte y entras por ese 'tunel de luz'.
Leyendo estos párrafos han pasado por mi mente, en sólo unos minutos, las 1764 ruedas de prensa a las que he asistido en mi vida.
Charro ha dicho que…
Pero si tú sólo vas a las ruedas de prensa en las que luego hay cerveza y tapa!
Agudo esto debéis publicarlo en libro, hombre... no tiene desperdicio, pardiez...
Un abrazo

Pd. Pra Lucky ¿joé cuentas las ruedas de prensa?
Armenteros ha dicho que…
Como siempre magistral en tu agudeza de captar el huero lenguaje de quienes no tiene nada que decir y además no saben decir lo poco que no tienen que decir.
juan esteban ha dicho que…
No nos chupemos las pollas unos a otros, que diría el jefe de la banda. Para leer textos como éste sólo hay que dar un repaso a los periódicos un día cualquiera. Y nadie se sulfura. Conozco a un par de carguetes que si leen esta conversación se morirían de envidia porque no se les ha ocurrido a ellos antes para largarla ante la prensa que todo se lo traga. Ole ahí, A. Agudo/ J. Martín

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…