Ir al contenido principal

PRODIGIOSA




Jaén es la provincia de los prodigios. Es una especie de Macondo a la contra. La lluvia en lugar de quedarse cuatro años se nos va cada quinquenio. Aquí pasan cosas que Miguel Ángel Asturias firmaría con tinta de maíz como la historia de «Los hombres aceituna». Aquí se nos escapa un tigre y acecha por las calles de Andújar como si fuera la selva de Coppola en Apocalipsis Now. Bajarse a mear desde el río de la nacional IV y darse de fauces con el felino circense que fue devuelto a la disciplina del show sin mediar daño para nadie. Tierra esta de maravillas y sorpresas en la que una asociación de desempleados primayores tenía un cofre lleno de dinero. Acabamos de enterarnos de que de la olla desaparecieron 100.000 euros y hasta dos de los parados han sido detenidos en el movimiento de llenarse los bolsillos hurgando allá donde nace el arco iris. Ahora nadie sabe de dónde salió la pasta para hacer estos macarrones, pero la verdad, como el ahogado más hermoso del mundo, arribará a estas playas mareo arriba o marea abajo. Comarca feraz esta en la que, el desempleo feroz se ceba en su población, mientras que a otros desocupados unge con dádivas y regalías. Jean Valjean se reiría, con un pan debajo del brazo, de cómo estos españoles se creen que Javert no existe. Pero el pus, tal y como se ha demostrado por el Levante, tiende a salir precedido del mal olor. O se saja la herida y se desinfecta o la cangrena terminará por procesionar como la gusanera que ya visita los pinares. ¡Ojo al dato ciudadanos! que hubiera dicho un procónsul en la escalinata del ayuntamiento de Jaén antes de ser envuelto en la toga de la polémica de los ediles ya no adscritos. La sangre no llegará hasta el pavimento de Santa María. Como al tigre naranja escapado de la carpa las actas volverán a su cauce. Que todo cambie para que todos sigamos igual. Igual de requetebién mientras la zona muerta, como en un relato de King o Bradbury, baja por el norte. El futuro del plan linarense no ha movido la aguja del contador Geiger en cinco años. La inactividad ha dejado algunas zonas como radioactivas. Abandonadas como las afueras de Chernobyl. Jorge Pastor lo dejó por escrito en este periódico. El 54% de los trabajadores, especie en peligro de extinción como el pájaro dodo, apenas llegan a cobrar el salario mínimo. Sueldos de rebajas. Solitarios pilotos en busca de la constelación del perro. Realidad olvidada por los partidos que siguen en lo más alto de la pirámide realizando sus liturgias para tapar el sol con el dedo. No paran de lanzar cabezas cortadas escalinata abajo para contentar al populacho. Apocalipto entre la autocomplacencia y la pacatería. Madrid bien vale perder otro tren. Dicen que han dicho los numerosos émulos de Enrique III que por aquí han pasado. Jaén provincia de paso al Congreso o al Senado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…