Ir al contenido principal

LA PERTINAZ




Nos ha tocado el niño. Pero no el chaval de la lotería. Las cartulinas azules aún reposan en el casillero. Los números de la suerte, la buena, aún están por salir. Me refiero a que nos ha tocado ese otro chaval que enreda con las corrientes oceánicas. El rapaz que trenza los cabellos del mar y se coloca el clima mundial de moño. Coleta meteorológica y el mundo y sus isobaras por montera. La palabra más repetida de este año neonato en la provincia de Jaén será la de sequía. Regresa la pertinaz. La señora de las ausencias y la falta de humedades. La de entrepierna áspera y polvorienta. La que le mete el canguelo en el cuerpo a los olivareros y a sus olivos. Los finos la apodan como la dama del estrés hídrico. Los más como esa hija de puta que se lleva los esfuerzos de todo un año. No llueve. Menuda cabronada para el campo y para los lucios y barbos que ya se apelotonan en los rincones más umbríos de pantanos y embalses disputándose el oxigeno que va menguando. No llueve y eso que las mujeres y los hombres del clima ponen al buen tiempo mala cara. Así comienza este 2016 con la sequía subida a la chepa y bailando una jiga con el diablo sobre el puente de Ariza emergido por el desagüe del Giribaile. Inútil desahogo de unas piedras que cuando se dejan ver esconden al fruto de los árboles. Ya hay carpinteros con la boca llena de clavos y el martillo en las manos dispuestos a armar la mesa de la sequía. Esa tabla, mítica, como la del rey Salomón que dicen dejó sus astillas por entre los rincones y comarcas de este polvoriento Jaén. Es la teoría del caos. Si la pesca huye de la costa de Antofagasta en Sierra Morena nos quedamos huérfanos de nubes. Cada oso polar que muere baja un metro el nivel del Tranco. El barco solar se va quedando solo con motor y sin agua para flotar. Es la interdependencia. La globalidad económica y climática. Si la primavera se alarga en la tundra en las campiñas de Jaén los conejos comenzarán a roer las gomas del regadío por goteo. Un chubasco por favor. Los abrigos de este invierno se han quedado sin vender. Como la próxima cosecha, si el tiempo y los chubascos no lo remedían, se quedará en el escaparate. Jaén no se puede permitir el lujo de ir en manga corta todo el año. A las cabañuelas apelamos

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…