Ir al contenido principal

DICCIONARIO DE CAMPAÑA



Asesor: Individuo/a que susurra al oído de los candidatos las frases que estos pronuncian en los atriles. También es el que avisa cuando las cámaras enfocan un primer plano en directo.
Banderola: Lo que se ondea a la entrada y a la salida de los candidatos en los recintos en los que se celebra los mítines para, o tapar huecos en el auditorio o a compañeros críticos del partido
Candidato: Objeto de alabanzas sin freno, si es propio, o blanco de todas las pullas si es ajeno.
Democracia: Lo que dicen todos los asesores a sus candidatos que digan que hay que recuperar.
Españoles: Grupo poblacional que les duele a todos los candidatos. A unos les duele por el centro, a otros por la derecha o por la izquierda. Hay quien también se duele según la región que visita.
Fracaso: No lo reconocerá ningún candidato en la noche electoral.
Ganamos: Algo que dirán todos los candidatos en la noche electoral
Historia: Lo que aseguran los candidatos que harán si les das el voto
Idiotas: lo que el elector no debe parecerles a los elegibles. A veces se da más la versión contraria.
Jaén: Un granero de votos al que la harina siempre le queda lejos
Kilómetros: Antes los hacían, a miles, las caravanas electorales. Ahora se los ahorran gracias al gúasap, al tuíter y al feisbuc
Lema: También mantra o estribillo pegadizo. Los que se usan en campaña se suelen autodestruir nada más formar gobierno. De un sólo uso
Madrid: Concepto metropolitano y dual. En una acepción es origen de todos los males del territorio en el que se celebran las elecciones. En otros casos fuente de todas las cosas buenas que ocurren en la región en la que se celebran las elecciones
Nada: Estado en el que quedan las promesas que se hacen en campaña electoral
Ósculo: Lo reparten a labios llenos los candidatos en sus paseos electorales. Si las elecciones se celebran en temporada alta de gripe, por favor mantenga alejados a los niños
Política: Se escribe muchas veces en minúscula y pocas en mayúscula
¡Qué!: Exclamación que denota sorpresa y asombro y que suelen pronunciar los que quedan excluidos de las listas electorales de su partido
Razón: La que dicen los candidatos que no tienen los adversarios. En plural peso con el que dicen cargarse para derrotar al contrario
Servicio: Si es público al que se deben los elegidos. Si es de otro tipo y abonado con tarjeta opaca rechazar de inmediato
Tiempo: Lo que siempre piden a los electores los candidatos a la reelección: «Necesito más tiempo para acabar la tarea iniciada»
Unidad: lo que pide la mayoría para ser eso, mayoría
Victoria: La lograrán todos los candidatos en la noche electoral
Wired: Literalmente cable. Concepto acuoso con el que muchos asesores de campaña justifican sus sueldos: «jefe hay que estar wired» o «jefe lo voy a echar un wired». En resumen tener presencia en las redes sociales e internet
X: Vigésima séptima letra del abecedario español. También tachadura o marca que señala a los que se quedan fuera de la lista. «Me han puesto la equis»
Yugo: En cada elección dicen que liberarán de él a los electores. Debe reproducirse cada cuatro años, el yugo digo, cuando es un argumento tan recurrente
Zafio: lo que es uno cuando habla de él el otro

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…